Aliviar la depresión en la degeneración macular.

Bregar contra cualquier problema de salud puede ser un desafío, no solo para el cuerpo sino también para la mente. Tener que enfrentarse con una discapacidad, dolor, falta de autonomía, medicación, visitas al médico y con las mejores intenciones de los seres queridos, puede convertirse en no desear levantarse de la cama por la mañana.

Los síntomas depresivos pueden surgir rápidamente y hacerse muy paralizantes, especialmente cuando hablamos de perder la visión. Esto puede ser un acontecimiento vital enervante que ponga completamente patas arriba tu mundo. La degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) es una de las principales causas de pérdida de visión y los investigadores están descubriendo que esta enfermedad puede tener una alta prevalencia de depresión.

Ahora, en lugar de sufrirla individualmente, hay una variedad de estrategias para aliviar la depresión de la DMAE que la comunidad médica está descubriendo como herramientas beneficiosas para una mejor calidad de vida.

Números reales, sentimientos reales

Leer las cifras asociadas con la DMAE es algo muy desalentador. De acuerdo con la Macular Degeneration Partnership,

“La DMAE es la principal causa de pérdida de visión severa y ceguera legal en adultos mayores de 60 años en los Estados Unidos. Se intensifica con la edad. Afecta al 14% -24% de la población de los EE. UU. de entre 65-74 años y al 35-40% de las personas de 74 años o más. En otras palabras, más de una persona de cada tres puede desarrollar signos de degeneración macular relacionada con la edad, con más de 200,000 casos nuevos diagnosticados cada año “.

Estas son algunas estadísticas aleccionadoras que nos obligan a reflexionar sobre el alcance general de esta enfermedad incurable.

Si usted padece de DMAE o conoce a alguien que la tiene, además de muchos problemas físicos, observará pronto signos de depresión que es difícil de controlar.

La ansiedad puede ser la primera reacción cuando se diagnostica la DMAE, pero luego la desesperación puede adueñarse de la situación.

Un estudio de investigación conjunta de científicos de la Universidad de Keele, publicado en BioMed Central – BMC Oftalmology, concluyó que,

“En general, la evidencia sugiere que los síntomas de la depresión son más prevalentes entre las personas con DMAE que los síntomas de ansiedad”.

La depresión no solo cierra cualquier esperanza de futuro, sino que puede impedir la salud en general si no se aborda lo antes posible.

Activación del comportamiento

Hay rehabilitación para casi todas las dolencias físicas, pero cuando se trata de síntomas como la depresión, solo la psicoterapia ha estado disponible. Aunque es importante, la psicoterapia puede impedir a los pacientes poner en práctica algunas habilidades útiles para aplicar inmediatamente a la DMAE y los desafíos que suponen la pérdida de visión.

Como dice un estudio financiado por los National Institutes of Health (NIH), un equipo de psicólogos, oftalmólogos, optometristas y terapeutas ocupacionales recientemente desarrolló habilidades para afrontar la DMAE según un método llamado activación del comportamiento.

La mayoría de los pacientes diagnosticados con DMAE serían enviados a casa para tratar su sufrimiento a su manera. Sin embargo, esto fue visto como echar a alguien a un mar tempestuoso en un bote sin remos, salvavidas o equipo de seguridad.

Al combinar profesionales de la salud visual con profesionales de la salud, los pacientes de DMAE reciben opciones de atención que incluyen, según el estudio NIH, “dispositivos de baja visión, para hacer cambios en el ambiente del hogar (como el uso de luces brillantes y materiales de alto contraste), para aumentar sus actividades sociales y ayudarles a establecer metas personales y segmentarlas en etapas razonables”.

El Dr. Robin Casten, coautor y profesor asociado de psiquiatría y comportamiento humano en el Sidney Kimmel Medical College de la Thomas Jefferson University en Philadelphia, comenta:

“La activación del comportamiento implica ayudar a las personas a centrarse en las actividades que les gustan, a reconocer que la pérdida de esas actividades puede llevar a la depresión y a volver a involucrarse en esas actividades”.

Más allá de la DMAE

A medida que surgen más estudios sobre cómo se pueden aliviar los síntomas depresivos de la DMAE, se están aplicando las mismas habilidades para afrontar los padecimientos periféricos. La diabetes es una enfermedad que se ha relacionado con el desarrollo de la DMAE y, por lo tanto, presenta el potencial para aplicar herramientas de autocuidado para reducir la depresión. Al utilizar estas herramientas para las enfermedades oculares relacionadas con la diabetes, evitar la depresión ha demostrado ser altamente ventajoso.

En un ensayo clínico aleatorio controlado, según lo informado por Bel Marra Health,

“Algunos participantes recibieron ayuda en forma de texto impreso de gran tamaño y recursos de audio que incorporan terapias cognitivas conductistas, más tres llamadas telefónicas de 10 minutos, o atención convencional de grupo … Los investigadores detectaron que la actuación redujo los síntomas depresivos en 2,1 puntos más que la atención habitual”.

Los resultados del ensayo concluyeron que, “las herramientas de autocuidado más el entrenamiento telefónico condujeron a una modesta mejoría en los síntomas depresivos en pacientes con enfermedad ocular relacionada con la edad”.

No permita que la depresión le robe a usted o a un ser querido la posibilidad de adaptarse a una nueva forma de vida con la DMAE, que puede ser tan satisfactoria como la de cualquier persona sana. Todo lo que se necesita es una actitud pragmática que ayude en cada paso del camino a reconstruir la confianza, la independencia y la completa felicidad para un futuro más prometedor más allá de la oscuridad.

Traducción: Asociación Mácula Retina

Web Relacionada