Ansiedad y depresión en la DMAE (degeneración macular asociada a la edad).

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una afección ocular frecuente entre los adultos mayores que puede tener profundas consecuencias para el bienestar funcional y psicológico.

Existe una evidencia creciente y consistente de que la depresión es común en esta población, con aproximadamente un tercio de informes de sintomatología depresiva clínicamente significativa.

La prevalencia de la depresión entre los adultos mayores con degeneración macular asociada a la edad (DMAE) también es más alta que entre las poblaciones generales de adultos mayores y aquellos con otras afecciones médicas comunes relacionadas con la edad.

Si bien se han realizado menos investigaciones sobre la prevalencia y las consecuencias de la ansiedad, algunas pruebas preliminares indican que los adultos mayores con degeneración macular asociada a la edad (DMAE) también tienen un mayor riesgo de padecer trastornos de ansiedad que sus pares de edad sin degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Además, es importante recordar que la depresión y la ansiedad a menudo coexisten.

Los resultados de varios ensayos clínicos que prueban las intervenciones de salud mental para tratar la depresión entre los adultos mayores con degeneración macular asociada a la edad (DMAE) han mostrado resultados prometedores a corto plazo, especialmente aquellos que incorporan técnicas de resolución de problemas y activación del comportamiento.

Desafortunadamente, los efectos del tratamiento no parecen mantenerse con el tiempo y se necesitan estudios adicionales para determinar la dosis óptima y/o las sesiones “de refuerzo” necesarias para lograr la remisión a largo plazo de los síntomas depresivos.

Sin embargo, está claro que los oftalmólogos ya no pueden ignorar la importancia de abordar la depresión y la ansiedad entre sus pacientes con degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Como mínimo, la detección de la depresión y la ansiedad debe incorporarse en la práctica habitual, especialmente dada la disponibilidad de herramientas relativamente simples con validez establecida.

Los modelos integrados de atención, engranando tanto la rehabilitación de la discapacidad visual como los servicios de salud mental, parecen los más prometedores, y se necesita investigación continuada para demostrar la eficiencia y la eficacia de dichos modelos para mejorar la salud funcional y mental entre adultos mayores con degeneración macular asociada a la edad avanzada (DMAE).

Créditos: Verena R Cimarolli, Robin J Casten, Barry W Rovner, Vera Heyl, Silvia Sörensen, y Amy Horowitz.