Los pacientes con degeneración macular asociada a la edad (DMAE) se preguntan con frecuencia si la terapia con células madre puede mejorar su visión en estos momentos, o en algún momento en el futuro.

El concepto es que las células madre son “indiferenciadas”, lo que significa que tienen el potencial para convertirse en muchos tipos diferentes de células, incluidas las células de la retina, que pueden reemplazar a las células que han muerto debido a la DMAE. Los dos tipos principales de células que mueren a causa de la DMAE son las células del epitelio pigmentario retinal (ERP) y los fotorreceptores.

Es mucho más fácil reemplazar las células ERP que los fotorreceptores. Las células ERP normalmente están situadas en una membrana en una sola capa, donde se apoyan los fotorreceptores. Sin las células del ERP, los fotorreceptores mueren. Esta es la secuencia de eventos en al menos algunos pacientes con la forma “atrofia geográfica” avanzada, de la DMAE seca. Las células madre pueden ser inducidas a convertirse en células del ERP con relativa facilidad y, a continuación, se inyectan en su ubicación correcta. El desafío es que muchas veces estas células forman grumos en lugar de una sola capa.

El año pasado, unos investigadores publicaron los resultados preliminares de un pequeño ensayo clínico de células EPRderivadas de células madre inyectadas, para la DMAE y la patología relacionada, Stargardt. Los resultados evidencian que estas células inyectadas en una pequeña área de la mácula pueden sobrevivir durante tres meses; el procedimiento no se asoció con eventos adversos, y es de destacar que la visión mejoro ligeramente. Mientras estos resultados representen un comienzo prometedor, se necesitan más ensayos clínicos y la puesta a punto de nuevas técnicas.

Sin embargo, es más difícil trasplantar fotorreceptores. Mientras que las células madre pueden ser inducidas a formar fotorreceptores, es más difícil “convencerlas” para que se conviertan en fotorreceptores que en células EPR. También, después de haber trasplantado fotorreceptores en la retina, estos tienen que conectarse con otras neuronas de la retina y formar sinapsis con el fin de gestionar sus señales. Mientras esto ocurre normalmente en la retina en desarrollo, es mucho más difícil conseguir que esto suceda en una retina adulta. Los experimentos en ratones sugieren que se puede conseguir, pero hasta el momento esto sucede principalmente cuando las células del donante y las retinas de los destinatarios se encuentran en etapas tempranas del desarrollo. Las combinaciones de células del ERP con fotorreceptores también se pueden generar a partir de células madre, y también podrían contemplarse para realizar trasplantes.

En resumen, hay mucho entusiasmo por la posibilidad de un trasplante de células madre para la DMAE, y este enfoque tiene una posibilidad razonable de ayudar a los pacientes con DMAE húmeda o avanzada seca (atrofia geográfica) en algún momento en el futuro. Mientras tanto, los estudios en ratones, así como los ensayos clínicos humanos adicionales se seguirán para allanar el camino.

Joshua L. Dunaief, MD, PhD
Profesor Asociado de Oftalmología

Scheie Eye Institute de la Universidad de Pennsylvania

Fuente: brightfocus.org
Traduccion: Asociación MÁCULA RETINA

 

Web Relacionada