¿Ciencia o ciencia ficción?

Se está exagerando en exceso con los tratamientos para la DMAE. ¿Cómo se pueden detectar aquellos que son demasiado buenos como para que puedan ser verdad?

El profesor Norman Waugh de la Warwick Medical School comparte sus seis consejos.

1. Busque un ensayo clínico adecuado.

Los ensayos clínicos deben incluir:

un grupo de control que no recibió el tratamiento, de modo que los resultados del grupo que recibe el nuevo tratamiento se pueden comparar con personas que no obtienen nada o reciben el mejor tratamiento actual.

personas que se asignan al azar al grupo de tratamiento o control, de modo que las personas con mejores probabilidades de obtener buenos resultados no sean seleccionadas con parcialidad para evaluar el nuevo tratamiento.

un análisis final basado en todas las personas aleatorizadas para cada brazo, no solo para aquellos que llegaron al final. Por ejemplo, si las personas que tuvieron efectos secundarios se retiraron de un estudio clínico y no se incluyeron en el análisis, se obtendría un resultado engañosamente bueno.

Los investigadores que realizan la evaluación final no deberían saber qué tratamiento recibió la gente. Fíjese siempre en quién financió el ensayo clínico: muchos están diseñados, administrados y analizados por las compañías farmacéuticas o fabricantes de dispositivos porque necesitan evidencia para obtener la aprobación del medicamento o dispositivo.

2. Verifique si es demasiado bueno para ser cierto.

Si el tratamiento afirma que pretende curar o ayuda a muchas enfermedades, es muy sospechoso.

3. Vea lo que otros expertos dicen al respecto.

Compruebe si el ensayo clínico se publicó en una revista adecuada que utiliza la “revisión por pares“: una evaluación realizada por personas que conocen el tema. Lamentablemente, hay muchas pseudo-revistas que dicen usar la revisión por pares, pero para las que todo tiene un precio. Algunos tienen nombres que suenan de fábula. Una forma de verificar las publicaciones es ver si están indexadas en PubMed.

Algunos ensayos clínicos nunca se publican en su totalidad, pero los medios informan sobre ellos después de las presentaciones en conferencias. Vale la pena comprobar si se presentan en una conferencia de una sociedad o academia acreditada, como la Asociación para la Investigación en Visión y Oftalmología (ARVO) o la Academia Estadounidense de Oftalmólogos (AAO) .

Una muy buena fuente de datos sobre ensayos que se están desarrollando ahora es ClinicalTrials.Gov, proporcionada por la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. También puede encontrar detalles de ensayos que nunca publicaron sus resultados, incluso años después de su finalización. La razón más probable es que el tratamiento no funcionó. El “sesgo de publicación” significa que es más probable que se publiquen los ensayos si muestran que el tratamiento funciona que si no encuentran efecto. En el sitio web de ClinicalTrials.Gov se puede buscar por enfermedad o tratamiento.

4. Busque pruebas independientes.

Órganos como el Instituto Nacional de Salud y Excelencia en Atención (NICE), Scottish Intercollegiate Guidelines Network (SIGN) y la Biblioteca Cochrane son de libre acceso. La Cochrane Collaboration es una organización sin fines de lucro que produce revisiones de buena calidad (y resúmenes en lenguaje sencillo) de ensayos clínicos.

No todos los tratamientos están cubiertos en la Biblioteca Cochrane, porque algunos son tan poco plausibles que no se considera que valga la pena revisarlos. El sitio web de ciencia nociva, Bad Science website, controla y refuta los tratamientos “milagrosos”, y su charla de 15 minutos sobre Battling Bad Science merece la pena.

5. Siga el dinero

Si ve a los médicos comentar sobre los tratamientos, verifique si declararon algún conflicto de interés, como que el fabricante les pague para hablar sobre el tratamiento.

6. Cuidado con los videos de You Tube

Algunos son realmente útiles, pero otros son engañosos o falsos.

La Macular Society está financiando actualmente 20 equipos de investigadores para combatir las enfermedades maculares y mejorar las vidas de las personas que conviven con ellas a diario.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada