Diez preguntas para hacerle a su médico acerca de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Saber que tienes degeneración macular puede ser una sorpresa. Lo mejor que puedes hacer ahora es conocer los hechos. Tu médico es tu mejor aliado.

Aquí hay algunas preguntas importantes que debes hacerle a tu médico si te diagnostican degeneración macular.

  1. ¿Tengo degeneración macular “húmeda” o “seca”? ¿Afecta a ambos ojos?
  2. ¿En qué etapa se encuentra, temprana, intermedia o avanzada?
  3. ¿Cuál es la probabilidad de que mi DMAE progrese?
  4. Cuáles son mis opciones de tratamiento? ¿Incluyen inyecciones? ¿Hay nuevos estudios de otros tratamientos?
  5. ¿Pueden la dieta, el ejercicio, los suplementos y otros cambios en el estilo de vida ayudar a retardar la progresión de la degeneración macular?
  6. ¿Están en riesgo mis hijos y hermanos? ¿Tienen que examinarlos?
  7. ¿Qué puedo hacer para mantener mi autonomía? ¿Qué debo decirle a mi familia?
  8. ¿Con qué frecuencia necesito los chequeos?
  9. ¿Puede recomendar un centro de rehabilitación de la visión y grupos de apoyo?
  10. ¿Soy legalmente ciego? ¿Tengo que afiliarme a la ONCE?

La degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) es una enfermedad bien caracterizada y ampliamente estudiada. Actualmente se considera la principal causa de discapacidad visual entre los pacientes mayores de 60 años. El sello distintivo de la DMAE temprana es la formación de drusas, cambios pigmentarios en la mácula y pérdida de la visión de leve a moderada.

Hay dos formas de DMAE: la forma “seca” y la “húmeda” que es menos frecuente pero es responsable del 90% de la ceguera aguda debida a la DMAE. Los factores de riesgo se han asociado con la progresión de la DMAE, y están tomando relevancia para comprender cómo se desarrolla la DMAE: la edad avanzada y la exposición a factores ambientales que inducen altos niveles de estrés oxidativo que dañan la mácula y este daño, que causa inflamación induciendo un círculo vicioso, causando en conjunto pérdida de visión central.

No hay ni cura ni tratamiento para prevenir la DMAE. Sin embargo, hay algunos tratamientos disponibles para la forma húmeda de la DMAE