El cocinero que no ve: Cocina adaptada para personas con pérdida de visión

Cocinar es algo que todas las personas practican en cierto grado en algún momento de su vida. Algunas personas detestan cocinar. Otras piensan que es una tarea más que hay que hacer. Algunas personas ven la cocina como un pasatiempo. Otros la convierten en una pasión o profesión. Independientemente de la perspectiva, todas las personas tienen que cocinar en algún momento. Para las personas con pérdida de visión, cocinar puede ser una fuente de ansiedad por cuestiones de seguridad. Y también por la naturaleza visual con la que se presenta la cocina en las recetas o en los programas de cocina. Como cualquier otra habilidad de la vida diaria con pérdida de visión, cocinar tiene adaptaciones y métodos seguros que logran la misma tarea. Una persona con pérdida de visión simplemente aborda la tarea desde una perspectiva diferente.

Organización e identificación

Uno de los aspectos más importantes de cocinar con pérdida de visión es la organización de la cocina. Una cocina bien organizada permite una localización eficiente de los ingredientes. Su método principal de etiquetado a base de puntos adhesivos, etiquetas con letras grandes o Pintura en Relieve para etiquetar los recipientes seguirá siendo nuestro método principal para identificar estos artículos. También es útil estar familiarizado con cada artículo de su despensa para un método secundario de identificación. Al organizar los condimentos y otros ingredientes, puede:

  • Explorar la forma en que huele cada especia y condimento.
  • Comparar la consistencia de la levadura en polvo con la harina y el azúcar en polvo.
  • Aprender la diferencia en cuanto a la sensación y el sabor del azúcar granulado y la sal. (¡Yo he confundido estos dos debido a que utilizaba envases sin etiquetar y no seguía mi propio consejo sobre el uso de métodos secundarios de identificación!)
  • Compruebe el peso de tu recipiente de sal y de tu recipiente de pimienta negra cuando están llenos. La sal es más pesada que la pimienta negra.

Tómese el tiempo necesario para familiarizarse con estos aspectos de sus condimentos e ingredientes. Está construyendo un catálogo mental de cada elemento que puede ser utilizado como su método secundario de identificación al cocinar. Al estar muy familiarizado con cada artículo, podrá utilizar este método secundario de olor, consistencia táctil y peso para confirmar que tiene el artículo correcto. No tenga miedo de ensuciarse un poco las manos al organizar.

El cocinero que no ve: Cocina adaptada para personas con pérdida de visión.

Vocabulario para cocinar

Otro problema frecuente son las propias recetas. Yo utilizo recetas que dicen “hornear hasta que se doren” o “cocinar las cebollas hasta el punto de trasparencia”. Se trata de términos de uso común en recetas que son de naturaleza visual y no ofrecen ninguna información sobre la sensación táctil, el olor o la temperatura. Mi mejor consejo es que construyas tu base de conocimientos sobre métodos no visuales para determinar el punto de cocción. Por ejemplo, cuando una pechuga de pollo empanada deba hornearse hasta que esté dorada, pida a alguien que le ayude a determinar cuándo está dorado el pollo y luego investigue utilizando métodos no visuales. Puede comprobar cómo se siente o suena el empanado cuando lo pincha con un tenedor. También puede:

  • Llevar la cuenta del tiempo exacto que ha tardado en cocinarse el pollo.
  • Utilizar un termómetro de carne parlante para asegurarse de que el pollo está a 74 Cº.
  • Usar su sentido del olfato para determinar si el artículo huele a cocido o quemado.

Si no puede contar con la ayuda de una persona, Google es tu amigo. Es posible que una receta de pollo a la parmesana sólo describa la cocción del pollo hasta que se dore. En ese caso, intente buscar en Google otra receta de pollo al horno que indique el tiempo exacto o una terminología no visual para determinar el punto de cocción. Recuerde que cuando elige una receta, no está limitado a seguirla paso a paso. Si un aspecto de la receta no es lo suficientemente informativo, busque otra receta similar que le dé la información que necesita. Google también puede ser útil para obtener información sobre aspectos concretos de la receta, como la temperatura de cocción de la carne o los tiempos de cocción de determinados alimentos.

Una cosa a la vez

Es importante que reúna su información e investigue sus recetas principales y alternativas antes de empezar a cocinar. De este modo, estará mejor preparado y evitará encontrarse con obstáculos a lo largo de la elaboración de la receta. Al trabajar con alumnos en clases de cocina, siempre doy importancia al trabajo de preparación y a tener todos los ingredientes listos antes de empezar una receta. Otro punto importante que recalco a los participantes es que deben trabajar en una cosa a la vez. Añadir el calor debe ser el último paso. Recomiendo utilizar el siguiente proceso en la medida de lo posible.

  • Elija su receta, las recetas alternativas y la información.
  • Lea cada receta varias veces para asegurarse de que la entiende.
  • Reúna los ingredientes en un área.
  • Preparar todos los ingredientes (cortar, rebanar y medir).
  • Siga la receta y complete todos los pasos posibles que no requieran calor (el fuego y el horno).

Una vez completado lo anterior, comience los pasos que requieren calor

Seguir este proceso puede llevar más tiempo, pero centrarse en un paso a la vez e introducir el calor como último paso, evitará errores y garantizará la seguridad. Si se encuentra con una receta que le indica que debe hacer más de una cosa a la vez, divida esos pasos y complete primero los que no requieren calor.

La organización, la seguridad y el conocimiento son la clave del éxito cuando se cocina con pérdida de visión. Las recetas no siempre se presentan con una terminología accesible, pero tener una cocina organizada y una base de conocimientos sobre la cocina puede ayudar a evitar algunas frustraciones. Construir una base de conocimientos de cocina puede ser un proceso de prueba y error, pero la práctica y el aprendizaje continuos mejorarán sus habilidades culinarias y le permitirán afrontar cualquier reto culinario con facilidad.

El cocinero que no ve: Cocina adaptada para personas con pérdida de visión.

Autora: Cody Froeter

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada