Implantan ojo biónico Argus II a pacientes con DMAE.

Puede sonar como algo de “Star Trek”: Los médicos han implantado un dispositivo en pacientes que ha restaurado la visión central del ojo después del progreso de la enfermedad, y que tenían una visión periférica limitada.

Esta es la primera vez que la visión artificial ha sido integrada en los seres humanos, dijo el equipo de investigación con sede en Reino Unido. El estudio fue pequeño y preliminar, incluyendo sólo cuatro pacientes con degeneración macular asociada a la edad (DMAE). El equipo de investigación informó que el implante permitió a los pacientes reconocer el contorno de la cara y algunas características faciales, por ejemplo,  si la boca  estaba abierta o cerrada. La investigación fue presentada esta semana (3 de mayo) en la reunión anual de la Asociación para la Investigación en Visión y Oftalmología (ARVO) en Seattle, Washington.

La DMAE, como su nombre indica, es un deterioro de la mácula del ojo, una pequeña área en la parte posterior del ojo que permite ver con claridad los detalles. La DMAE no implica la ceguera total, sino más bien la pérdida gradual de la visión central que puede interferir con las actividades diarias, tales como la capacidad de ver las caras, leer o hacer trabajos de cerca, como la cocina. La visión periférica restante no proporciona la agudeza para tales actividades.

La DMAE es la causa más frecuente de ceguera en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Más de 2 millones de estadounidenses padecen DMAE – un número que se espera será más del doble en 2050, según datos del gobierno. La DMAE es más común entre las personas mayores de 65 años y su causa es desconocida, pero el riesgo de ser afectados por la enfermedad está fuertemente influenciado por el tabaquismo y la genética.

Los médicos han tenido éxito en frenar el avance de la DMAE a través de un régimen de suplemento dietético que comprende vitamina C, beta-caroteno y otros nutrientes. Las inyecciones intravitreas también se utilizan para tratar ciertos tipos de degeneración macular avanzada. Sin embargo, ningún tratamiento puede revertir la pérdida de la visión.

Para restaurar la visión central en cuatro pacientes con DMAE avanzada, los médicos implantaron en sus ojos un dispositivo llamado prótesis Argus II. El dispositivo es esencialmente una cámara en miniatura conectado a la parte posterior del ojo que captura imágenes y envía señales eléctricas al cerebro. Ninguno de los pacientes informó de “confusión” acerca de lo que estaban viendo cuando el dispositivo se enciende. Esta era una preocupación para los investigadores, ya que el cerebro estaba recibiendo una combinación de impulsos eléctricos naturales de las zonas periféricas de la vista, así como impulsos artificiales desde el centro del implante, y no se sabía cómo iba a interpretar esto el cerebro.

Otro elemento de éxito fue que no parecía que el implante causara problemas en los órganos de los pacientes y podían ser  tolerados durante un máximo de seis meses, sin signos de infección. Los investigadores indicaron que  los últimos resultados de la investigación pueden “indicar una nueva forma de restaurar la visión central en una de las causas más comunes de pérdida severa de la visión central en personas mayores de 50 años, la DMAE seca  … para los que no hay otros tratamientos  disponibles actualmente”.

El equipo de investigación  está compuesto por médicos e ingenieros de la Universidad de Manchester en Inglaterra y la compañía que hace el implante, Second Sight Medical Products en Sylmar, California.