Investigación sobre la genética de la degeneración macular.

Investigación, genética y DMAE.

En la amplia búsqueda de una cura para la degeneración macular relacionada con la edad, los investigadores de todo el mundo se están acercando al cuerpo humano, al ojo humano y a las células de la mácula desde todos los ángulos. Es una práctica común, por ejemplo, recomendar un pigmento nutricional para reemplazar el pigmento perdido en la mácula. También es común: inyectar una sustancia química en el ojo periódicamente para evitar el desarrollo y crecimiento de los vasos sanguíneos anormales en la DMAE húmeda en la mácula. En los laboratorios, los científicos están explorando la posibilidad de hacer crecer nuevas células fotorreceptoras (bastones y conos) a partir de células madre. Y ahora, algunos científicos creen que pronto podrán insertar nuevos códigos en el propio genoma del cuerpo, el manual de instrucciones “escrito” en los cromosomas de cada célula, para dirigir el cuerpo a construir o reconstruir ojos sanos hasta la madurez. La American Macular Degeneration Foundation a fines de 2013 otorgó $ 150,000, que serán distribuidos durante dos años, al laboratorio de la Dra. Neena Haider del Schepens Eye Research Institute de Massachusetts, por su trabajo en este campo. Haider cree que la investigación genética podría dar lugar a un tratamiento y pronóstico (indicadores) para la DMAE. Ella es convincente en este tema porque ya ha demostrado su punto de vista con una población de ratones de laboratorio.

Haider, científica asociada del Schepens Eye Research Institute y profesora asociada de Oftalmología en la Facultad de Medicina de Harvard, es esencialmente una criptoanalista de profesión. Formó parte de un equipo de la Universidad de Iowa, que contribuyó al mapa completo del genoma humano en 2003. “Mapa” es una metáfora comúnmente utilizada para la química conocida de más de 20,000 genes en 23 pares de cromosomas humanos: el material genético de nuestras células, pero mejor sería decir metafóricamente “código”. Cada segmento de código es un gen. Cada gen, o conjunto de genes, tiene instrucciones que ordenan al cuerpo hacer algo: hacerse hombre o mujer, tener cabello rojo o rubio, producir enzimas hepáticas saludables, procesar gluten (o no), ser alérgico al polen (o no), y así sucesivamente. El mapa, el código, que se desarrolló a principios de la década del 2.000, describió en términos científicos esas 20.000 secuencias de genes. Ahora, laboratorios como Haider están averiguando qué hacen las misteriosas secuencias del gen. Como estudiante de postgrado, Haider descubrió y estudió un gen conocido como NR2E3. Una mutación en particular, una forma rara, de ese gen da lugar a la pérdida de conos y bastones en la retina y a una pérdida de visión correspondiente.

Después de trabajar con el NR2E3, Haider continuó centrando toda su atención en las enfermedades retinianas y ha identificado genes que pueden ser cortados de los cromosomas de una célula de ratón y reemplazados por genes de un ratón con ojos sanos. Un tratamiento de una sola vez con algunos genes sanos ha dejado a los ratones de laboratorio que tenían enfermedades de la retina “curadosdurante un año hasta el momento, lo que podría significar que nunca tendrán enfermedades de la retina. En otras palabras, están curados. Y son los mismos tipos de células que mueren en la DMAE humana. Actualmente hay pocos modelos para DMAE y no siempre replican la enfermedad. La Dra. Haider está desarrollando modelos únicos de DMAE y probará estos genes para determinar si pueden curar la DMAE.

Esto es particularmente interesante porque los ratones y los humanos comparten más del 80 por ciento del código genético. Haider, como otros científicos, aún no sabe qué procesos específicos están activando o desactivando estos genes. Probablemente sea mucho más que una simple respuesta. Las teorías incluyen que los genes dirigen a las células a procesar la vitamina D de cierta manera. Y los genes podrían tener algo que ver con la activación (o desactivación) del sistema inmune del cuerpo y el sistema inflamatorio. Es casi seguro que los genes tienen jurisdicción en el sistema circulatorio, en la construcción de vasos sanguíneos. Y ciertamente algunos genes regulan la respuesta del cuerpo a los factores de riesgo: fumar, por ejemplo. Por ahora, lo único seguro es que las versiones saludables de los genes de los ratones, que tienen nombres de películas de ciencia ficción como ROBO1, NR1D1 y RORA— están anulando la DMAE como un complejo sistema de “interruptores de atenuación” que se encienden o apagan, y esos interruptores son volúmenes infinitamente pequeños de hormonas celulares.

¿Por qué no simplemente poner la versión saludable del gen humano en una persona ahora, y comenzar este proceso? ¿A quién le importa realmente por qué funciona el gen? Tentador. Pero encender o apagar los reguladores de intensidad no es un proceso aislado. Estos mismos genes –ROBO1 y los otros- convierten las células en otras partes del cuerpo, incluyendo el hígado, los riñones y el cerebro. (Curiosamente, el gen NR1D1 está relacionado con los ritmos circadianos del cuerpo. Los ritmos circadianos son los ciclos biológicos del cuerpo que coinciden con el ciclo de un día). Lo último que Haider quiere es insertar un gen que restablezca la vista pero que también cree células sanas en otras partes del cuerpo humano para entrar en un crecimiento excesivo y peligroso mientras restaura la vista. Se estima que dos mil de los genes en el genoma humano, ese manual de instrucciones, están relacionados con la retina de alguna manera.

El laboratorio de Haider está en el proceso, ahora, de poner las 2.000 piezas del rompecabezas de la retina sobre la mesa y definir cuáles son los 2.000 genes importantes para la DMAE. Después de eso, intentará reconstruir las principales partes del rompecabezas de la retina, es decir, descubrir qué hacen los principales genes, lo suficiente como para que ella y otros científicos sientan que es seguro probar el tratamiento génico con humanos. La Dra. Heider confía que el trabajo lleve menos tiempo que otras investigaciones, porque la tecnología genética y las técnicas de laboratorio están mejorando rápidamente. ¿Cinco años? ¿Ocho? Ella espera resultados antes de una década.

Traducción: Asociación Mácula Retina

Web Relacionada