La dieta poco saludable relacionada con la DMAE

Los participantes que consumieron una dieta alta en carne roja y procesada, fritos, cereales refinados y lácteos ricos en grasa fueron tres veces más propensos a desarrollar una enfermedad ocular que daña la retina y afecta la visión central de las personas, según los resultados de un estudio de la Universidad de Buffalo.

La enfermedad se llama degeneración macular asociada a la edad (DMAE). La DMAE es una enfermedad irreversible que afecta la visión central de las personas, impidiéndoles conducir, entre otras actividades diarias comunes.

“El tratamiento para la DMAE neovascular tardía es invasivo y costoso, y no existe tratamiento para la atrofia geográfica, la otra forma de DMAE tardía que también causa pérdida de la visión. Nos conviene detectar esta enfermedad a tiempo y prevenir el desarrollo de la DMAE tardía“, señaló Shruti Dighe, que realizó la investigación como parte de su master en epidemiología en la UB’s School of Public Health and Health Professions.

Y es por eso que el hallazgo de que la dieta juega un papel en la DMAE es tan intrigante, agregó Dighe, que ahora está estudiando su doctorado en ciencias del cáncer en el Centro Oncológico Integral Roswell Park.

Resulta que un patrón alimenticio occidental, definido como alto en el consumo de carne roja y procesada, fritos, cereales refinados y lácteos ricos en grasa, podría ser un factor de riesgo para desarrollar DMAE tardía.

Sin embargo, la dieta occidental no se asoció con el desarrollo de la DMAE temprana en el estudio, publicado este mes en el British Journal of Ophthalmology.

Los autores estudiaron la aparición de DMAE temprana y tardía durante aproximadamente 18 años de seguimiento entre los participantes del Estudio de riesgo de aterosclerosis en comunidades (ARIC).

Dighe y sus colegas usaron datos sobre 66 alimentos diferentes que los participantes dijeron consumir entre 1987 y 1995 e identificaron dos patrones de dieta en esta cohorte, la occidental y la que los investigadores comúnmente llaman “prudente” (saludable), la que mejor explica la mayor variación entre las dietas.

“Lo que observamos en este estudio fue que las personas que no tenían DMAE o una DMAE temprana al comienzo de nuestro estudio y que informaron consumir con frecuencia alimentos poco saludables eran más propensas a desarrollar la enfermedad en estado avanzado que amenazaba la visión aproximadamente 18 años después”, dijo la autora principal del estudio, Amy Millen, PhD, profesora asociada y presidenta asociada de epidemiología y salud ambiental de la UB.

Este estudio realizado en los Estados Unidos es uno de los primeros en examinar los patrones de dieta y el desarrollo de la DMAE a lo largo del tiempo. Los otros estudios se realizaron en cohortes europeas.

La DMAE temprana es asintomática, lo que significa que las personas a menudo no saben que la tienen. Para detectarla, un médico tendría que revisar una foto de la retina de la persona, buscando cambios en la pigmentación y el desarrollo de drusas, o depósitos amarillos formados por lípidos. Con la DMAE temprana, puede haber atrofia o una acumulación de nuevos vasos sanguíneos en la parte del ojo conocida como la mácula.

“Cuando las personas empiecen a desarrollar estos cambios, comenzarán a notar síntomas visuales. Su visión comenzará a disminuir”, dijo Dighe. “Esto es la DMAE avanzada o tardía.”

Pero no todas las personas los que tienen DMAE temprana progresan a la etapa más incapacitante y tardía.

Hasta la fecha, la mayoría de las investigaciones se han llevado a cabo sobre nutrientes específicos, como los antioxidantes en altas dosis, que parecen tener un efecto protector. Pero, explica Dighe, la gente consume una variedad de alimentos y nutrientes, no sólo uno o dos, y es por eso que observar los patrones de dieta ayuda a explicar mejor el problema.

“Nuestro trabajo proporciona evidencia adicional de que esa dieta es importante”, agregó Millen. “Desde el punto de vista de la salud pública, podemos decirle a la gente que si usted tiene DMAE temprana, es probable que lo mejor para usted sea limitar su consumo de carne procesada, alimentos fritos, cereales refinados y lácteos ricos en grasa para preservar su visión a lo largo del tiempo”.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada