Las bocas y los ojos secos de medio millón de personas en el Reino Unido afectadas por la enfermedad autoinmune Síndrome de Sjögren podrían, en los próximos años, ser tratados con una terapia génica recién descubierta.

Actualmente no existe un tratamiento eficaz para la forma primaria de la enfermedad, que reduce las lágrimas y la saliva que el cuerpo puede producir.

El síndrome de Sjögren primario (SSp) es una enfermedad autoinmune crónica que se estima que afecta a 35 millones de personas en todo el mundo. Actualmente, no existen tratamientos efectivos para el síndrome de Sjögren, y hay una comprensión limitada de los mecanismos fisiológicos asociados con la xerostomía y la hiposalivación.

El presente trabajo reveló que la expresión de la acuaporina 5, un canal de agua crítico para la secreción de líquido de la glándula salival, está regulada por la proteína morfogenética ósea 6.

El aumento de expresión de esta citocina está fuertemente asociado con el síntoma más común del síndrome de Sjögren primario, la pérdida de la función de las glándulas salivales.

Este descubrimiento nos llevó a desarrollar una terapia en el tratamiento del síndrome de Sjögren mediante el aumento de la permeabilidad al agua de la glándula para restaurar el flujo de saliva.

Nuestro estudio demuestra que el aumento de la permeabilidad selectiva de la glándula no sólo dio lugar a la restauración de la función de la glándula secretora, sino que también resuelve la inflamación de la glándula salival y la inflamación sistémica asociada con la enfermedad.

La función secretora también aumentó en la glándula lagrimal, lo que sugiere que esta terapia local podría tratar los síntomas sistémicos asociados con el síndrome de Sjögren primario.

Esta técnica restaura la secreción de saliva en los ratones.

El Dr. Chiorini dijo que la proteína introducida ya había mostrado resultados interesantes para los pacientes con xerostomía inducida por radiación, o boca seca.

“Dado que el síndrome de Sjögren es una enfermedad compleja y poco comprendida, se necesita investigación adicional para ayudar a definir los pacientes que responderían mejor a la terapia génica. Este trabajo está en marcha en mi laboratorio”, explicó el Dr. Chiorini.

Esta técnica de inserción del ADN, conocida como la terapia génica, está siendo probado en todo el mundo por su potencial médico, dijo el Dr. Chiorini, agregando: “Este enfoque se está utilizando ahora para desarrollar terapias para muchas enfermedades genéticas, incluyendo la hemofilia, la ceguera y trastornos del sistema inmune”.

 

Web Relacionada