Las personas ciegas podrán volver a ver.

Permitir que las personas ciegas vuelvan a ver es el sueño de muchos neurocientíficos. Todavía tenemos un largo camino por recorrer para que esto suceda, pero también hemos progresado mucho en los últimos veinte años, dice Richard van Wezel, del Instituto Donders de Cerebro, Cognición y Conducta (Donders Institute for Brain, Cognition and Behaviour).

Wezel presentó su investigación sobre el desarrollo de una ‘prótesis para personas ciegas‘ con motivo del Día Mundial de la Visión (World Sight Day), un evento anual que centra la atención en la ceguera y la pérdida de visión.

Van Wezel y su colega Marcel van Gerven pertenecen al Consorcio NESTOR, formado por participantes de una amplia gama de disciplinas, incluidos neurobiólogos e ingenieros especializados en microelectrónica y aparatos inalámbricos.

El Consorcio NESTOR, que recibió una subvención en noviembre pasado de NWO Applied and Engineering Science AES, está trabajando en el desarrollo de una prótesis que utiliza microelectrodos para estimular los cerebros de las personas ciegas para evocar fosfenos (Las luces centelleantes o fosfenos son provocados por tirones del vítreo sobre las paredes retinianas.)

“Estos son fosfenos, comparables a las estrellas que ves cuando te levantas demasiado rápido. Las personas ciegas también pueden percibirlas”, explica Van Wezel.

“Usamos electrodos para estimular el cerebro de tal manera que las personas ciegas pueden tener una forma limitada de visión para ver qué está sucediendo en el mundo que les rodea”. Es una solución potencial para las personas que se han quedado ciegas porque sus ojos o nervios ópticos ya no son funcionales. “Para este grupo, estimular la corteza visual es la única opción para restaurar la visión”.

Evocar fosfenos

El atractivo de la corteza visual es que está organizada muy lógicamente. En cierto sentido, la corteza visual contiene un mapa que podemos usar para evocar fosfenos con mucha precisión en ciertas ubicaciones. Incluso con un número limitado de electrodos, puedes crear todo tipos de patrones. Todavía estamos en una etapa muy temprana y estamos trabajando con animales de experimentación, pero nuestro objetivo final es hacer que esto sea posible para las personas ciegas“.

Dentro del proyecto, Van Wezel se centra principalmente en la psicofísica: comprender las relaciones entre los estímulos y la percepción.

“Estoy especialmente interesado en la cantidad de información que se necesita para ver ciertas cosas. Sabemos que incluso un pequeño número de puntos de movimiento es suficiente para que las personas puedan ver los contornos de una persona o el diseño de una habitación. Para alguien que no ve nada de nada, incluso esta visión limitada puede ser extremadamente valiosa”.

Expectativas positivas

Para Van Wezel, el implante coclear es una de las grandes historias de éxito en neurociencia.

“En todo el mundo, más de 300,000 personas se han beneficiado de los implantes cocleares , pero creo que pasarán varias décadas antes de que los implantes visuales se extiendan. Se han realizado muchos intentos, pero pocos han tenido éxito”.

Sin embargo, el investigador es optimista.

“Nuestra posición de partida ahora es mucho mejor que hace 20 años, cuando los ensayos con implantes cerebrales solían fallar. Ahora es mucho más técnicamente posible, debido en parte a la inteligencia artificial y los desarrollos en aprendizaje profundo. Otra nota positiva es que ahora entendemos mucho más sobre el funcionamiento del cerebro y la retina“.

En el futuro cercano, Van Wezel también espera que la terapia genética brinde soluciones para ciertos tipos de enfermedades oculares hereditarias causadas por una mutación genética que produce ceguera.

“En la actualidad, se está llevando a cabo una gran cantidad de investigaciones con inyecciones de material genético en el ojo para detener las enfermedades oculares. Los desarrollos son prometedores”.

Sin embargo, Van Wezel sostiene que los mayores avances se pueden lograr actualmente en los países en desarrollo.

“La mayoría de las personas en el mundo que actualmente se están quedando ciegas provienen de países en desarrollo en los que no hay dinero ni tratamientos adecuados disponibles, por ejemplo para las cataratas. Esta patología requiere una cirugía relativamente simple, que está ampliamente disponible en los países desarrollados”.

Reconociendo expresiones faciales

Otro proyecto, conocido como Sexto Sentido, es una aplicación muy práctica del tipo de investigación que Van Wezel y sus colegas están llevando a cabo. En cooperación con la Universidad de Twente, se desarrolló un cinturón que se puede usar alrededor del abdomen y está conectado a un teléfono inteligente y una cámara que reconoce las expresiones faciales.

“Basado en la emoción que se muestra en la cara del interlocutor, el usuario siente ciertas vibraciones. La mitad de nuestra comunicación no es verbal y no puede ser percibida por personas ciegas o con baja visión. Una herramienta como esta les permite sentir emociones que de lo contrario no podrían percibir”.

Créditos: Radboud University