Microbioma y degeneración macular relacionada con la edad (DMAE).

Estudios recientes sugieren que los tipos de bacterias que viven en nuestros intestinos pueden influir en la susceptibilidad a ciertas enfermedades, incluida la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE).

Alimentos útiles

Hay pruebas sólidas de que una dieta con frutas y verduras diarias y pescado graso dos veces por semana, como el salmón, puede proteger contra la DMAE. En contraste, las dietas altas en carnes rojas, azúcar / carbohidratos simples y los tipos de grasa que se encuentran en los bocadillos procesados ​​aumentan el riesgo de DMAE.

Dieta e inflamación

Los alimentos protectores tienden a ser antiinflamatorios, mientras que los alimentos de alto riesgo pueden aumentar la inflamación. Esto es importante para los pacientes con DMAE porque la DMAE está asociada con la inflamación. Los niveles en sangre de varios marcadores de inflamación, como la proteína C reactiva (CRP) y la interleucina 6 (IL-6) son más altos en los pacientes con DMAE en comparación con los controles en un estudio publicado por la Dra. Johanna Seddon en Harvard. Además, la activación proinflamatoria de una parte del sistema inmunitario llamada “cascada de complemento” está vinculada a la DMAE.

Resultados de la investigación

Los alimentos protectores pueden ser antiinflamatorios porque cambian la composición del microbioma. Varios estudios recientes apoyan esta idea:

  • Un estudio realizado por el Dr. Allen Taylor en Tufts muestra que los ratones que reciben una dieta rica en azúcar tienen un microbioma alterado y desarrollan características de la DMAE.
  • Además, el Dr. Mike Sapieha de la Universidad de Montreal y la Universidad de McGill informaron hallazgos similares con una dieta alta en grasas.
  • La investigación en humanos realizada por el Dr. Martin Hibberd en el Instituto del Genoma de Singapur y el Dr. Wolf en el Hospital Universitario de Berna mostró diferencias en el microbioma intestinal en pacientes con DMAE en comparación con los controles.
  • Otro estudio reciente publicado en Nature por el Dr. Huihui Chen en Harvard muestra que los ratones con glaucoma y criados sin un microbioma están protegidos del glaucoma en comparación con los ratones con un microbioma. Este efecto recibe la influencia de las células inmunes llamadas células T. Si bien el glaucoma es una enfermedad ocular diferente a la DMAE, ambas involucran células inmunitarias en el ojo y, en última instancia, la muerte de las neuronas en la retina.

Resumen

En conjunto, estos hallazgos enfatizan la importancia de una dieta anti-DMAE, no solo para reducir el riesgo de pérdida de visión, sino también para disminuir la inflamación sistémica que puede promover la enfermedad cardíaca, la artritis, la enfermedad de Alzheimer y probablemente el glaucoma también.

Otra forma potencial de obtener un microbioma más saludable es tomar píldoras probióticas. Estas píldoras contienen algunas especies de bacterias que se cree que promueven la salud, como el lactobacilo que se encuentra en el yogur. Estas bacterias compiten por el espacio y los nutrientes en el intestino con otras bacterias potencialmente proinflamatorias. Varios estudios muestran que los probióticos pueden disminuir la inflamación sistémica. Si bien este enfoque aún no se ha probado para la DMAE, vale la pena preguntarle a su médico si ella / él recomienda tomarlos en un esfuerzo por proteger la visión frente a la DMAE y, potencialmente, mejorar la salud sistémica.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada