¿Por qué mi médico está siempre hablando de “drusas”?

Este artículo explora el síntoma temprano más común de la degeneración macular. Conozca qué son las drusas, por qué el tamaño y la cantidad de drusas es importante, y mucho más.

Las drusas son la característica de la degeneración macular. Estos pequeños puntos amarillos o blancos en la retina pueden ser detectados por un oftalmólogo durante un examen con la pupila dilatada o con una imagen de la retina. Se dice que las personas con unas pocas drusas pequeñas tienen degeneración macular relacionada con la edad (DMAE). A menudo, las drusas no tienen síntomas, pero representan un riesgo de cierto grado de pérdida de visión en el futuro.

Pequeños depósitos de desechos

Drusa es una palabra alemana que significa “roca” o “geoda”. Son como pequeños depósitos de desechos bajo la retina. Representan un tipo de problema de eliminación de “basura”. Las células retinales descargan material no deseado, y las células inmunitarias normalmente limpian la mayor parte. Sin embargo, si se descarga una cantidad excesiva, o si no está correctamente empaquetada para su eliminación, o si las células inmunitarias no funcionan de manera eficiente, puede acumularse. Las drusas contienen proteínas y lípidos (moléculas naturales que incluyen grasas). Algunas de esas proteínas son proinflamatorias, lo que indica que el sistema inmunológico está acumulando las drusas. Una proteína de la drusa es la beta amiloide, que también se encuentra en los depósitos en el cerebro de las personas que tienen la enfermedad de Alzheimer y puede contribuir a ambas enfermedades. Afortunadamente, tener DMAE no es un factor de riesgo importante para desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

El tamaño y el número son importantes

El riesgo de una futura pérdida de visión se relaciona con la cantidad y el tamaño de las drusas. Las personas con más drusas y drusas más grandes tienen mayor riesgo que aquellas con menos drusas. Las drusas se clasifican en pequeñas, intermedias y grandes. Esto es importante, ya que se considera que los pacientes con aproximadamente 20 o más drusas intermedias o al menos una “drusa” grande se beneficiaban al tomar las vitaminas antioxidantes AREDS2 (luteína, vitamina C, vitamina E, zinc y cobre). Tomar estas vitaminas antioxidantes redujo significativamente el riesgo de pérdida de visión.

La presencia de drusas significa que en el futuro podría producirse alguna pérdida de la visión central, ya sea por atrofia que progresa lentamente (encogiendo o debilitando el tejido retiniano), llamada atrofia geográfica, o por un rápido crecimiento y fuga de nuevos vasos sanguíneos, llamada neovascularización, que ocurre en la degeneración macular húmeda relacionada con la edad (DMAE).

Vigilancia de la DMAE húmeda

Para vigilar el inicio de la DMAE húmeda, los pacientes con drusas reciben una rejilla de Amsler. Para usarla, cierre un ojo a la vez y, con las gafas de leer, mantenga la cuadrícula a la distancia de lectura de un libro y mire el punto del centro. Si las líneas se ven onduladas, o falta alguna parte de la cuadrícula, llame a su oftalmólogo para una cita, ya que la DMAE húmeda se trata mejor después de su inicio. En ocasiones, las drusas grandes pueden causar la ondulación de las líneas de cuadrícula de Amsler. Si su médico le dice que no tiene DMAE húmeda, pero todavía ve algo de ondulación, esto puede deberse a la drusa. En ese caso, siga repitiendo el test de Amsler y controle los cambio en el aspecto de la cuadrícula a lo largo del tiempo.

El ForeseeHome Monitor® de Notal Vision® es el primer dispositivo aprobado por la FDA para pacientes con DMAE seca para controlar la enfermedad en el hogar. Ahora es un servicio cubierto por Medicare para pacientes inscritos en Medicare en los EE. UU. Y que cumplen con los criterios de elegibilidad para la DMAE en alto riesgo de convertirse a DMAE húmeda.

El dispositivo está diseñado para ser usado a diario y lleva aproximadamente 3 minutos por ojo. Cuando se usa diariamente, ForeseeHome Monitor detecta los cambios antes de que un paciente los note, y le permite al médico hacer un seguimiento de cualquier cambio que se produzca en la visión entre los exámenes programados regularmente.

En un ensayo clínico que involucró a más de 1500 participantes, el dispositivo demostró que el 87-94% de los usuarios mantenían una visión de 20/40 o mejor en el momento de la detección de DMAE húmeda, en comparación con solo el 62% de los que usaron métodos convencionales como la rejilla de Amsler. La visión a este nivel es importante porque la visión que es mejor que 20/40 permite a los pacientes mantener su nivel habitual de independencia. Pueden leer, conservar su carnet de conducir y seguir funcionando a un nivel muy alto. Un centro de seguimiento independiente procesa cada prueba y su médico recibe un informe mensual. Si hay una desviación de las pruebas habituales, se activará una alerta que informará al médico sobre un cambio que puede sugerir degeneración macular húmeda.

Resumen

No se sabe si las drusas causan DMAE, o si son solo una señal de que la retina no está funcionando correctamente. Varios estudios han investigado si la eliminación de drusas podría disminuir el riesgo de pérdida de visión. Hace más de una década, se descubrió que ciertos tratamientos con láser podían hacer que las drusas se encogieran o desaparecieran. Más tarde, varios ensayos clínicos demostraron que los tratamientos con láser para reducir las drusas no mejoraron las posibilidades de mantener una visión estable.

La buena noticia acerca de las drusas es que muchas personas que las tienen pueden mantener una buena visión para seguir leyendo y conducir a lo largo de su vida, ya que muchas personas con drusas no pasarán al estado de DMAE exudativa, y las que sí lo hacen pueden tener su visión protegida gracias a una inyección intravítrea que impide el crecimiento de vasos sanguíneos anormales, con fugas. La atrofia geográfica, la otra causa potencial de pérdida de la visión en personas con drusas, es un foco importante de la investigación actual, y tratamientos innovadores están en marcha.

Autor: Joshua Dunaief, MD, PhD
Scheie Eye Institute, University of Pennsylvania.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada