Primer trasplante de fotorreceptores en el mundo a partir de células IPS a un paciente con retinosis pigmentaria

Un equipo de médicos del Hospital oftalmológico Kobe en Japón anunció que ha realizado a principios de este mes de octubre de 2020 la primera cirugía del mundo para trasplantar células de la retina hechas a partir de células iPS a una paciente con una grave enfermedad ocular llamada retinosis pigmentaria, que causa pérdida severa de visión. Se estima que hay unos 30.000 pacientes en Japón, pero no hay un tratamiento efectivo hasta ahora.

Esta cirugía fue realizada como un ensayo clínico por un grupo de investigadores dirigido por Yasuo Kurimoto, director del Kobe Eye Center en la ciudad de Kobe. 

trasplante fotorreceptores en kobe

Las células madre pluripotentes inducidas (células madre pluripotentes inducidas, iPSC o iPS) son células madre obtenidas de diferentes tejidos (principalmente fibroblastos) con su reprogramación por métodos de ingeniería genética.

Dependiendo de cómo haya sido el progreso la enfermedad, la visión del paciente puede no mejorar significativamente, pero el equipo de investigación busca probar primero y ante todo la seguridad del procedimiento para desarrollar tratamientos futuros.

Durante los ensayos clínicos, las células iPS desarrolladas a partir células sanguíneas de un donante sano se transformaron en un tejido de retina tridimensional, y después en una placa miniatura de 1 milímetro de diámetro y un espesor de 0,2 milímetros que contiene células fotorreceptoras. Durante la operación, esta lámina fue trasplantada a la retina del ojo derecho de una mujer de 60 años que vive en Kansai y que padece la grave enfermedad ocular llamada retinosis pigmentaria. 

La paciente que actualmente se encuentra estable y probablemente pronto será dada de alta y estará en observación durante un año para que los médicos puedan controlar si su cuerpo rechaza las células trasplantadas. El equipo de investigadores también planea evaluar si se ha recuperado algo de visión al cabo de seis meses después de la intervención.

Antes de la cirugía, la visión de la paciente había empeorado hasta tal punto que podía distinguir sólo luz y oscuridad. 

El grupo me médicos dice que la lámina trasplantada esta vez es tan pequeña que es difícil recuperar la visión de manera significativa, pero esperan confirmar la seguridad durante el próximo año y establecerla como un método de tratamiento en el futuro.

El equipo planea realizar otro ensayo clínico con un segundo paciente antes de finales de marzo del próximo año, aunque aún no se ha fijado la fecha específica.

En una conferencia de prensa, el director del Hospital Kurimoto dijo:

“Las células fotorreceptoras trasplantadas esta vez son células del sistema nervioso central, del que se había dicho que no se podría regenerar, como tratamiento para la retinosis pigmentaria, para la que no había cura hasta ahora. Es un gran paso adelante en términos de cirugía celular. La regeneración del sistema nervioso central ha sido el sueño de muchos pacientes y profesionales médicos, y aunque es sólo un pequeño paso, es muy emotivo poder darlo con seguridad. Se consiguió.

En lo que respecta a las células iPS, se han iniciado investigaciones y ensayos clínicos en universidades e institutos de investigación de todo el país para confirmar su seguridad y eficacia con el fin de ponerlas en práctica en la medicina regenerativa.

trasplante celulas retina Kobe

Primer trasplante en el mundo de fotorreceptores a partir de células IPS a un paciente con retinosis pigmentaria.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada