Trasplantes celulares y DMAE.

Los investigadores informan resultados prometedores con el trasplante de tejido basado en células madre embrionarias humanas.

El seguimiento continuo de pacientes en un estudio clínico de fase I respalda la seguridad, la viabilidad, la eficiencia y la estabilidad de un planteamiento innovador para el trasplante de tejido como estrategia terapéutica regenerativa para la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), informó el Dr. Odysseas Georgiadis, en el 18 Congreso EURETINA en Viena, Austria.

Hablando en nombre del equipo de The London Project to Cure Blindness, el Dr. Georgiadis describió el procedimiento, que consiste en un trasplante subretinal que consiste en una lámina perfectamente diferenciada de una monocapa de células epiteliales del pigmento retiniano derivado de células madre embrionarias humanas (HESC) derivada en una capa recubierta por una membrana basal sintética. La colocación del injerto se realiza utilizando una herramienta quirúrgica diseñada específicamente. Los resultados han sido positivos y alentadores al cabo de los 18 meses en los dos pacientes tratados hasta el momento.

“La DMAE tardía se considera susceptible de terapia de reemplazo celular porque se manifiesta con una pérdida celular irreversible. Aunque los enfoques quirúrgicos anteriores, como la translocación macular y el trasplante autólogo de RPE, proporcionaron una prueba de concepto para el reemplazo de células, su complejidad ha puesto de manifiesto la necesidad de una fuente de células fácilmente accesible y un modelo quirúrgico más viable”, dijo el Dr. Georgiadis, del Moorfields Eye Hospital, Londres Inglaterra.

“Nuestro objetivo final es establecer un uso terapéutico innovador, aplicable a la gran cantidad de pacientes que padecen formas de DMAE que no tienen tratamiento y un espectro más amplio de enfermedades degenerativas de la retina”.

Los dos pacientes incluidos en el estudio, una mujer de 60 años y un hombre de 84 años, tenían una DMAE neovascular grave y una disminución rápida de la visión asociada con una hemorragia submacular y / o un desgarro del EPR. En ambos casos había fracasado el tratamiento anti-VEGF.

El Dr. Georgiadis informó de la ejecución satisfactoria y de la supervivencia del injerto con la consiguiente regeneración de la estructura RPE-BM y la conservación y recuperación de la función de los fotorreceptores.

El primer paciente, que tenía una agudeza visual con la mejor corrección (AVMC) de 10 letras de la tabla de agudeza visual ETDRS antes de la cirugía, alcanzó las 39 letras de ETDRS a los 12 meses y mantenía esta ganancia de 29 letras en el mes 18. El segundo paciente, que tenía ocho letras de ETDRS con la AVMC al inicio del estudio, ganó 21 letras ETDRS al mes 12 y mantuvo una AVMC de 27 letras en el mes 18.

También se observaron mejoras significativas en otras pruebas funcionales. La velocidad de lectura aumentó de 5 a 84 palabras por minuto en el primer paciente y de cero a 49 palabras por minuto en el segundo paciente. La sensibilidad al contraste también mejoró. Además, ambos pacientes tuvieron un anclaje estable del injerto durante el primer año y se mantuvo hasta el mes 18 en el segundo paciente, mientras que el primer paciente perdió algo de la estabilidad. La prueba de microperimetría mostró que ambos pacientes tuvieron una mejoría significativa en la sensibilidad a la luz en el área de la retina tratada con la lámina de hESC-RPE.

Se está utilizando una batería completa de pruebas de imagen para evaluar la estructura. A los 18 meses, los trasplantes conservaron una posición estable debajo de la mácula y una pigmentación bastante homogénea que cambió ligeramente con el tiempo, correspondiente a los resultados funcionales. La angiografía con fluoresceína del fondo de ojo mostró que los trasplantes mantenían una perfusión coroidea sin signos de recurrencia de la enfermedad en el área tratada.

La exploración con Tomografía de coherencia óptica de dominio espectral (SD-OCT) mostró que los trasplantes dieron una señal retiniana externa estable de “doble capa” y que la segmentación de la retina neurosensorial se mantuvo durante el trasplante con señales positivas de supervivencia de los fotorreceptores. Ambos trasplantes emitieron autofluorescencia y las imágenes celulares in vivo con tecnología de óptica adaptativa mostraron la presencia de conos durante el trasplante.

“Consolidando nuestros resultados, identificamos asociaciones directas entre las mejoras en las evaluaciones estructurales y funcionales”, dijo el Dr. Georgiadis.

“Se descubrió buena sensibilidad a la luz en la microperimetría, pigmentación combinada con una buena perfusión sanguínea, autofluorescencia y señales de supervivencia de los fotorreceptores en la OCT y las imágenes de óptica adaptativa”.

No hubo preocupaciones importantes de seguridad. Tres eventos adversos graves (dehiscencia conjuntival, desprendimiento de retina y empeoramiento de la diabetes inducido por corticosteroides) se manejaron sin secuelas.

“No hubo eventos adversos relacionados con el trasplante y, lo que es más importante, no hay signos de proliferación descontrolada local o distal de las células implantadas”, dijo el Dr. Georgiadis.

En el futuro, los investigadores planean reclutar más pacientes en este estudio y, en el futuro, proceder con nuevos estudios que incluyan pacientes con DMAE seca.

El Proyecto de Londres para curar la ceguera es una asociación entre el profesor Lyndon da Cruz, Moorfields Eye Hospital / University College London, y el profesor Pete Coffey, University College London.

En la imagen: fotografía del fondo de ojo del paciente 1. (A) Antes de la operación, y (B) a los 18 meses después del implante de hESC-RPE.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada