Un dispositivo para la detección temprana de la Degeneración macular asociada a la edad – DMAE

Los investigadores de la   (EPFL) han desarrollado un dispositivo que puede agrandar las células que antes eran invisibles en el fondo del ojo. La tecnología podría ser sumamente útil para los oftalmólogos, en particular para detectar tempranamente la degeneración macular relacionada con la edad y evaluar nuevas opciones de tratamiento.

 

Hay una esperanza creciente para las personas con problemas de visión como la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE).

Esta patología afecta al 26% de las personas mayores de 60 años en Europa y es una de las principales causas de ceguera en los países desarrollados. Un nuevo dispositivo desarrollado por investigadores del Laboratorio de Dispositivos de Fotónica Aplicada (LAPD), dirigido por el profesor Christophe Moser, permitirá diagnosticar la enfermedad a tiempo, preparando el terreno para un mejor tratamiento. El dispositivo es el tema de un artículo publicado en Nature Photonics esta semana.

La retina es un tejido complejo compuesto por varias capas de células. Incluye la mácula, un área sensible a la luz en la parte posterior del ojo. La mácula es responsable de nuestra visión de alta precisión, y es la que nos permite leer, reconocer rostros y distinguir los detalles. Todavía no sabemos realmente por qué, pero la mácula se degenera con el tiempo. Esto puede provocar que aparezcan manchas borrosas o líneas onduladas en nuestro campo de visión central, con las áreas periféricas intactas.

La DMAE suele detectarse sólo cuando han aparecido estos síntomas, lo que significa que la enfermedad ya está en una fase avanzada. Todavía no hay una cura, pero los efectos pueden ser aminorados. Si la DMAE pudiera ser diagnosticada antes, podría ser tratada con mayor efectividad. Ahí es donde entra en juego la tecnología desarrollada por los investigadores de la EPFL. Utiliza un sofisticado sistema de imágenes para ver las capas de células de la mácula, las primeras afectadas por la DMAE, en tiempo real. Los procedimientos rutinarios hasta ahora no han podido detectar estas células, haciendo imposible su seguimiento.

“Estas células son el origen de la mayoría de las patologías retinianas comunes. Poder verlas nos ayudará a comprender cómo evolucionan estas enfermedades para poder detectarlas antes y tratarlas con mayor eficacia”, dice Francine Behar-Cohen, profesora de oftalmología en el Hospital Cochin y directora de investigación en el Centre de Recherche des Cordeliers, en París.

“A diferencia de los dispositivos convencionales, que envían luz al centro de la pupila, el nuestro examina la retina a través de la esclerótica, que es el blanco de nuestros ojos”, explica Mathieu Künzi, investigador del LAPD y coautor del estudio. “Esto significa que podemos ver la parte posterior del ojo desde un ángulo diagonal diferente”, añade Timothé Laforest, otro investigador del LAPD y coautor del estudio. “Eso evita algunas de las interferencias que pueden venir de la luz reflejada y nos da una mejor visión de las capas celulares”. Los dos jóvenes investigadores han creado una startup -EarlySight- para desarrollar y promover esta tecnología en el mundo médico.

Las pruebas realizadas en una docena de personas sanas han demostrado que el dispositivo es fiable. Es diez veces más preciso en la observación del fondo del ojo que los métodos convencionales, y puede mostrar las diferentes etapas por las que pasan esas células, particularmente durante el proceso de envejecimiento. En los próximos meses se llevarán a cabo estudios más profundos en unos 50 pacientes, algunos de los cuales ya tienen DMAE u otras patologías.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada