Un medicamento para la enfermedad de Parkinson puede mejorar la visión en pacientes con degeneración macular relacionada con la edad (DMAE)

Investigadores han comprobado que al tratar a los pacientes que tienen una forma avanzada de degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) con levodopa, un medicamento seguro y fácilmente disponible que se utiliza comúnmente para tratar la enfermedad de Parkinson, se estabilizó y mejoró su visión. Redujo el número de intervenciones necesarias para mantener la visión y, por lo tanto, permitirá reducir potencialmente la carga de tratamiento de la enfermedad, tanto desde el punto de vista financiero como de otro tipo. Sus hallazgos aparecen en el American Journal of Medicine, publicado por Elsevier.

Más del 15 por ciento de la población estadounidense mayor de 70 años tiene DMAE, una causa común de ceguera en las naciones desarrolladas. La DMAE neovascular (nDMAE) se caracteriza por el crecimiento anormal de nuevos vasos sanguíneos, desencadenado por el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), que puede causar que el líquido y la sangre se filtren en el espacio subretinal del ojo. Si bien la nDMAE representa sólo entre el 10 y el 15 por ciento de todos los casos de DMAE, es responsable del 90 por ciento de la pérdida de visión atribuida a la enfermedad. El tratamiento estándar requiere inyecciones frecuentes de agentes para bloquear el VEGF. Aunque son efectivas, las inyecciones son caras y molestas.

Investigaciones anteriores comprobaron que los pacientes que estaban siendo tratados con levodopa por trastornos del movimiento, como la enfermedad de Parkinson, eran mucho menos propensos a desarrollar cualquier tipo de DMAE. El investigador principal Robert W. Snyder, MD, PhD, del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Arizona, Tucson, y de la Corporación Biomédica Snyder, Tucson, AZ, EE.UU., explicó:

“La levodopa tiene un receptor (GPR143) que se expresa selectivamente en las células pigmentadas. Este receptor puede contribuir a la salud y la supervivencia de la retina, lo que llevó al desarrollo de nuestra hipótesis de que puede prevenir o tratar la DMAE“.

Los investigadores desarrollaron dos estudios de prueba de concepto para comprobar si la levodopa mejoraba la agudeza visual y los cambios anatómicos causados por la nAMD. También evaluaron la seguridad y la tolerabilidad del medicamento en el tratamiento de la nAMD y si el tratamiento reducía o retrasaba la necesidad de la terapia anti-VEGF.

En el primer estudio, 20 pacientes recién diagnosticados con nAMD que nunca habían recibido tratamiento con VEGF recibieron una pequeña dosis diaria de levodopa durante un mes y fueron evaluados semanalmente por el especialista de la retina que los había derivado, quien determinó si era necesario el tratamiento con VEGF. En la segunda parte del estudio, los pacientes que completaron el primer estudio y un segundo grupo de 14 pacientes que habían recibido tratamiento anti-VEGF durante al menos tres meses antes del estudio recibieron dosis crecientes de levodopa para probar la tolerancia y la eficacia del medicamento. Los pacientes siguieron siendo evaluados mensualmente por el especialista de la retina que los había derivado.

Este ensayo demostró por primera vez que la levodopa es segura, que se tolera bien y que ayuda a retrasar la terapia con inyecciones anti-VEGF, a la vez que mejora los resultados visuales. En el primer mes, el líquido de la retina disminuyó en un 29 por ciento. Después de seis meses, la disminución del líquido retinal se mantuvo y la agudeza visual media mejoró, lo que permitió a los pacientes del primer y segundo grupo leer una línea adicional en la tabla optométrica. Esto equivale a una mejora de 20/40 a 20/32. Los efectos secundarios fueron limitados.

Los investigadores observaron que la levodopa es poco probable que sirva como tratamiento autónomo en pacientes con nDMAE recién diagnosticada, ya que 11 de los pacientes necesitaron inyecciones de anticuerpos contra el VEGF. Sin embargo, requirieron menos que los tratamientos mensuales estándar, y en el segundo grupo, las inyecciones mensuales de anti-VEGF disminuyeron en un 52 por ciento.

De acuerdo con el Dr. Snyder, aunque este limitado estudio de prueba de concepto incluyó un pequeño tamaño de muestra y una limitada diversidad de pacientes, sus hallazgos sugieren la eficacia y apoyan el uso del receptor GPR13 con levodopa para el tratamiento de nAMD en estudios futuros.

La idea tuvo su génesis hace 20 años cuando el Dr. Snyder comenzó a trabajar con el coinvestigador Brian S. McKay, que había desarrollado técnicas para cultivar y examinar las células de pigmento endotelial de la retina.

“Teníamos un enorme deseo de provocar un impacto en AMD, y yo tenía la fuerte corazonada de que el Dr. McKay podría hacer una contribución significativa. Aunque esto no está ni cerca de completarse, me alegra decir que 20 años después, todos hemos perseverado, y creo que la historia de la GPR143/levodopa tendrá un impacto significativo en nuestro tratamiento y prevención de la DMAE”, dijo el Dr. Robert W. Snyder, Departamento de Ingeniería Biomédica, Universidad de Arizona, Tucson, y la Corporación Biomédica Snyder.

Un medicamento para Parkinson puede mejorar la visión en pacientes con DMAE.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada