Una «fábrica de monocitos» facilitará el estudio de enfermedades oculares ligadas al sistema inmunológico

Científicos del National Eye Institute han publicado un protocolo para generar células del sistema inmunológico a partir de células madre obtenidas de pacientes. Esta técnica, apodada por el equipo como una «fábrica de monocitos«, permite obtener una fuente teóricamente ilimitada de células inmunológicas humanas para investigaciones y el desarrollo de tratamientos para diferentes patologías, incluyendo enfermedades oculares. El equipo, liderado por el dr. Kapil Bharti está explorando los efectos del sistema inmunológico en la patogénesis de la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), una de las principales causas de ceguera en la población de edad avanzada.

Los monocitos son células inmunitarias versátiles que pueden transformarse en diferentes tipos de células del sistema inmunitario, incluyendo macrófagos, células dendríticas y microglía. Cada uno de estos tipos celulares desempeña un papel crucial en el mantenimiento de la salud ocular. Los científicos han desarrollado un protocolo para cultivar estas células a partir de células madre pluripotentes inducidas, que tienen el potencial de convertirse en cualquier tipo de célula especializada en el cuerpo.

Los monocitos pueden diferenciarse en diversos tipos de células del sistema inmunitario, como macrófagos M1 y M2, células dendríticas y microglía.

Los macrófagos M1 promueven la inflamación, mientras que los macrófagos M2 favorecen el crecimiento capilar.

Las células dendríticas ayudan al sistema inmunitario a producir anticuerpos contra patógenos.

La microglía son células inmunitarias presentes en el sistema nervioso central, incluyendo la retina. La disfunción de estas células inmunitarias puede contribuir a enfermedades oculares.

El protocolo describe los pasos para cultivar estas células a partir de células madre pluripotentes inducidas. Las células madre pluripotentes inducidas se obtienen a partir de células sanguíneas o de la piel de adultos y tienen el potencial de convertirse en cualquier tipo de célula especializada.

Los monocitos, un tipo de célula inmune, pueden transformarse en diversos tipos de células inmunes como macrófagos M1 y M2, células dendríticas y microglía. Cada uno de estos tipos celulares tiene funciones específicas relacionadas con la inflamación, el crecimiento capilar, la producción de anticuerpos y el mantenimiento de la salud ocular. Se están realizando investigaciones para comprender cómo la disfunción de estas células inmunes puede afectar el desarrollo de enfermedades.

Los científicos han desarrollado un protocolo para el cultivo de células a partir de células madre pluripotentes inducidas (iPS), las cuales pueden transformarse en cualquier tipo de célula especializada en el cuerpo.

  1. El protocolo describe el proceso de cultivo de células utilizando iPS derivadas de células sanguíneas o de la piel de adultos.
  2. Las células iPS se reprograman en el laboratorio a un estado inmaduro con la capacidad de desarrollarse en cualquier tipo de célula especializada.
  3. El protocolo cubre todo el proceso de cultivo de células, desde el inicio hasta el final.
  4. La investigación fue realizada por científicos en la Sección de Investigación Traslacional de Células Madre y Oculares del NEI.
  5. Los hallazgos fueron publicados en Star Protocols, una revista de Cell Press.
  6. Este avance puede contribuir al progreso de la investigación con células madre y la ingeniería de tejidos.
  7. El protocolo proporciona una guía integral para los científicos que deseen cultivar células utilizando iPS.

Después de la generación de células iPS, suele pasar entre 3 y 4 semanas para que se diferencien en monocitos. Una vez completado este proceso, es posible recolectar las células dos veces por semana durante un período de hasta cuatro semanas. Además, existe la posibilidad de cultivarlas aún más para que se desarrollen en macrófagos, células dendríticas o microglía. Alternativamente, las células pueden ser congeladas y luego descongeladas según sea necesario, permitiendo su crecimiento nuevamente para fines experimentales. Esta versatilidad proporciona la oportunidad de utilizar las células de manera prolongada y en una variedad de investigaciones.

Una «fábrica de monocitos» facilitará el estudio de enfermedades oculares ligadas al sistema inmunológico

Traducción: Asociación Mácula Retina

Fuente