Después de la ceguera el cerebro sabe reactivar el ‘software’ de la vista.

Según un estudio italiano coordinado por la Universidad de Pisa, y publicado en la revista PLoS Biology.

Años de oscuridad, sin ser capaz de ver nada. Sin embargo, el cerebro puede reiniciar la capacidad perdida: las áreas cerebrales de la visión, incluso después de un largo período de “abandono”, pueden reprogramarse y volver a sus funciones originales después de mucho tiempo de ceguera. Lo sostiene un estudio italiano coordinado por Maria Concetta Morrone y Elisa Castaldi, de la Universidad de Pisa, y publicado en la revista PLoS Biology. Los resultados representan una esperanza para muchos pacientes. Sofisticadas prótesis podrían devolver la visión a personas que la han perdido debido a enfermedades tales como la retinosis pigmentaria.

Reactivar la visión

“Cuando una persona pierde la visión las áreas del cerebro dedicadas a procesar la información visual se programan de nuevo para otras funciones, por ejemplo, para el tacto o el oído”, explica Guido de Marco Cicchini, del Istituto di Neuroscienze del Consiglio nazionale delle ricerche (Cnr) y uno de los autores del estudio.

Incluso sin haber sufrido daños en los sistemas de transmisión de las señales o a nivel neuronal, se pierde, sin embargo, la capacidad inicial de “escuchar” lo que viene del nervio óptico. Un cambio que hacía asumir la imposibilidad, incluso con implantes que pudiesen sustituir el rol de los ojos, poder reactivar la vista. Pero el trabajo de los investigadores italianos, realizado por el seguimiento de la actividad cerebral con imágenes de resonancia magnética funcional, ha demostrado que las neuronas de la visión pueden regresar a su lugar de trabajo inicial.

Estudio

Las prótesis. La prueba se llevó a cabo en 7 pacientes, que habían perdido la visión hacía al menos 6 años. Entre ellos había algunos que no habían visto desde hacía 30 años. Cuatro fueron sometidos a resonancia magnética durante el experimento, una novedad con respecto a la investigación similar realizada con anterioridad.

“Después de la implantación de prótesis especiales, hechos por un chip colocado en la parte posterior del ojo que envía los datos tomados por una cámara pequeña, y gracias al ejercicio, las áreas cerebrales ‘abandonadas’ retornan a su función visual. La estimulación las lleva a reorganizarse”, incide el investigador.

“En la práctica – dice Elisa Castaldi – las lentes están conectadas a una cámara que recoge las imágenes . Estas, a través de diferentes pasos, se reconvierten en ‘señales eléctricas’ que estimulan la retina Todo sucede gracias a un sistema de bobinas en la comunicación inalámbrica”. Pero ¿los pacientes que eran ciegos desde hacía mucho tiempo han sido capaces de ver de forma nítida lo que tenían ante si con este sistema de alta tecnología? “La visión no era muy precisa, era rudimentaria. Pero veían. La novedad respecto a la investigación anterior, es que todo esto ocurrió en un breve periodo de tiempo. En experimentos similares en los que los pacientes han tenido bastante más tiempo para ver las imágenes, han conseguido, además, leer letras “.

Es un descubrimiento el del equipo de Pisa, que muestra la increíble plasticidad del cerebro incluso en la edad adulta, y que señala a la incipiente tecnología de las prótesis para los invidentes como una posible ayuda para combatir la ceguera.

La reprogramación del cerebro

La investigación, en la que también participa el Hospital  Universitario Careggi y el Instituto de investigación Stella Maris de Pisa, argumenta la importancia del estudio de los mecanismos de ‘reprogramación’ que se producen en el cerebro para el diseño de futuras prótesis más eficientes. Un descubrimiento que podría ayudar a las personas que sufren ceguera causada por la lenta y progresiva degeneración de la retina, como en el caso de la retinosis pigmentaria. Esta enfermedad degenerativa, que en Italia afecta a una de cada 15.000 personas, conlleva la destrucción de los sensores de luz que se encuentran en la retina sin dañar los recorridos de conexión con el cerebro.

 

Web Relacionada