Grosor de la retina y retinopatía diabética.

Recientemente, algunos investigadores han demostrado que la retina de los diabéticos es más delgada que la de las personas sanas. En particular, se observa que el aumento de este adelgazamiento es proporcional a la duración de la enfermedad y es mayor cuanto mayor son los cambios de la glucosa en la historia del paciente. Además, se demostró que esto sucede de la misma manera en los pacientes que sufren de diabetes tipo 1 y tipo 2, entre los que no hay diferencias significativas.

Por lo tanto, el espesor de la retina es un parámetro que puede ser tomado en cuenta en el diagnóstico de la retinopatía diabética, gracias a la tomografía de coherencia óptica (OCT), una herramienta que permite dibujar “imágenes tridimensionales” de la propia retina.

 

Web Relacionada