Los investigadores identifican 161 factores genéticos de la miopía.

El Consorcio internacional para el error refractivo y la miopía (CREAM) publicó recientemente el estudio genético más grande a nivel mundial de la miopía en Nature Genetics.

Investigadores del Estudio de Salud Gutenberg del Centro Médico de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz participaron en este estudio, que identificó 161 factores genéticos de la miopía. Esto cuadruplica el número de factores de riesgo genéticos conocidos que juegan un papel en todos los tipos de células de la retina. La mayoría de ellos están involucrados en el procesamiento de la luz.

Esto respalda la hipótesis de que la falta de luz solar es un desencadenante importante en el desarrollo de la miopía.

La miopía es el trastorno más común que afecta la vista y está aumentando. Esto es particularmente preocupante para las personas severamente miopes ya que aumenta el riesgo de desarrollar complicaciones en la vista. Las causas son genéticas y ambientales.

El grupo internacional de investigación CREAM, que incluye a científicos del Gutenberg Health Study del Mainz University Medical Center, ha realizado importantes progresos para comprender los mecanismos que subyacen en el desarrollo de la patología. Evaluaron los datos de más de 250,000 personas de Europa, Asia y América del Norte en cooperación con la empresa privada estadounidense activa en el campo del diagnóstico genético, 23andme.

El estudio estableció 161 factores genéticos para el equivalente esférico y la miopía, la mayoría de los cuales eran previamente desconocidos. Se hizo evidente que todos los tipos de células de la retina desempeñan un papel en el desarrollo de la miopía junto con su papel principal como procesadores de la luz. Esto respalda la teoría de que la capa interna del ojo se comunica con la capa externa para aumentar la longitud del ojo, que es un factor decisivo en el desarrollo de la miopía.

“Hace tiempo que sabemos que el comportamiento relacionado con la educación es un importante factor ambiental en el desarrollo de la miopía”,

dijo el coautor del estudio, el profesor Norbert Pfeiffer, jefe del Departamento de Oftalmología del Centro Médico de la Universidad de Mainz. No estaba claro qué rol desempeña en el proceso la necesidad de ver de cerca durante la lectura, o si es la falta de luz solar la responsable. Los nuevos resultados proporcionan información importante sobre los mecanismos biológicos subyacentes. También respaldan el consejo más importante que Pfeiffer puede brindar a los padres preocupados como medida preventiva contra la miopía:

“Mande a sus hijos a jugar al aire libre durante dos horas todos los días. Y no sólo se beneficiarán sus ojos”.

La expansión de la miopía es un fenómeno mundial, especialmente en el sudeste asiático, donde la incidencia de la miopía en los escolares ha aumentado notablemente en las últimas décadas. Esto es probablemente debido a los niveles crecientes de educación.

Las personas que leen mucho también realizan un gran esfuerzo visual, generalmente con niveles de luz pobres. El ojo se ajusta a estos hábitos visuales y como resultado el globo ocular se vuelve más alargado de lo normal. Pero si se alarga demasiado, la córnea y la lente enfocan la imagen justo delante de la retina en lugar de hacerlo sobre ella, haciendo que los objetos distantes parezcan borrosos.

Traducción: Asociación Mácula Retina

Web Relacionada