Bioimpresión 3D en Europa: ¿realidad o ficción?

Mucha fantasía rodea la fabricación aditiva, también conocida como la bioimpresión 3D: todo el mundo tiene en mente reactores avanzados que imprimirían, en solo unos segundos o minutos, una parte del cuerpo faltante o incluso un órgano en pleno funcionamiento. Sin embargo, a medida que la tecnología gana en madurez, ya no es utópico imaginar implantes de tejido creados desde cero.

Se espera que el mercado de bioimpresiones 3D pese alrededor de 2.100 millones de euros en 2025, y las empresas europeas están dispuestas a conquistar su propia parte. Desde la prohibición total de la experimentación con animales para cosméticos en 2013, la industria del bienestar ha sido el soporte más importante para la bioimpresión 3D en Europa. Por ejemplo, el líder francés de cosméticos de belleza L’Oréal se asoció en 2015 con la empresa estadounidense Organovo, considerada pionera en bioimpresión 3D, para reducir el costo de sus muestras de piel utilizadas para probar cosméticos.

Para la startup francesa Poietis, el soporte inicial en su tecnología de bioimpresión 3D asistida por láser provino de BASF. El grupo químico alemán inicialmente tenía la intención de mejorar su modelo de piel patentado para las pruebas de cosméticos. Ahora, el primer producto comercial de Poietis, Poieskin, está disponible para todos los clientes europeos dispuestos a evaluar “ingredientes cosméticos y productos terminados“.

Otra gran aplicación de bioimpresión 3D es la prueba farmacéutica in vitro. Al igual que los órganos en un chip, los tejidos impresos en 3D son una herramienta complementaria para probar la toxicidad. En los Estados Unidos, Organovo ya ha desarrollado modelos para estudiar tejidos de hígado y riñón. CtiBiotech, en Lyon, Francia, imprime bio impresiones de tumores específicos del paciente para probar medicamentos contra el cáncer.

Pero la mayoría de las empresas del sector trabajan para ser parte del objetivo a largo plazo de la bioimpresión 3D: la medicina regenerativa. La tecnología tiene el potencial de crear trasplantes impresos en 3D personalizados para cada paciente y, por lo tanto, evitar la escasez de donantes de órganos. Pero hay varios desafíos que superar antes de que sea posible.

“La vascularización sigue siendo el mayor desafío técnico. Todavía queda mucho por aprender sobre la maduración de los tejidos in vitro antes de que podamos manejar tejidos más complejos “, señala Christophe Marquette, investigador de la plataforma francesa de bioimpresión 3D.FAB.

Una gran cantidad de investigaciones en curso prueban diferentes materiales biocompatibles para usar como bio-tintas: matriz extracelular, polímeros sintéticos, bacterias, células madre … No existe una fórmula única para imprimir en 3D tejidos blandos y duros. Por el contrario, hay que adaptar las bio-tintas para obtener córnea, hueso, cartílago o tejido nervioso. Otros parámetros de impresión, como la velocidad y la viscosidad de las bio-tintas, deben progresar si queremos ver grandes cantidades impresas en 3D, como los órganos internos.

La piel impresa en 3D, con su pequeño volumen y vasculatura simple, es lógicamente el mejor candidato para un primer trasplante humano. Esto podría suceder solo en 3 o 5 años según  Bruno Brisson, de Poietis. 3D.FAB espera probar su bio-tinta patentada en un ensayo clínico el próximo año, en colaboración con los cirujanos y la compañía LabSkin Creations. Esta tinta, hecha de células autólogas, se imprimirá en 3D directamente sobre las heridas, para ayudar al proceso de curación en pacientes que sufren quemaduras graves.

El primer trasplante de pulmones o corazón impresos en 3D no está a la vuelta de la esquina, aunque ya hay suficiente progreso para visualizar opciones viables para reparar órganos, como por ejemplo, después de una insuficiencia cardíaca. La bioimpresión 3D está llegando al mercado, pero aún no ofrece las increíbles soluciones médicas que todo el mundo tiene en mente.

www.gifs.com/gif/Xo26MV

Vídeo: Entrenamiento del BioAssemblyBot  para la reconstrucción in vivo del oído mediante bioimpresión 3D (ICBMS, 3D.FAB y Dr. Christophe Marquette)

Traducción: Asociación Mácula Retina.