Una persona que ha sufrido una perdida visual grave tiene que modificar los patrones más elementales de su forma de vida.

Por ejemplo, tiene que re-aprender a moverse por su vivienda, adquirir una nueva forma de percibir su entorno, y establecer relaciones personales sin “ver” qué reacciones produce en los demás.