Un estudio explora un nuevo tratamiento para la miopía infantil.

Las tasas de miopía, en pacientes pediátricos han aumentado constantemente con poco o ningún cambio en el tratamiento, y, durante décadas, ha tenido a los oftalmólogos y optometristas recurriendo a gafas graduadas para mejorar la visión.

Lori Ann Kehler, OD, profesora asistente de Oftalmología en Vanderbilt, espera que esto cambie.

En el primer estudio de este tipo en niños, Kehler y sus colegas del Vanderbilt Eye Institute llevarán a cabo un ensayo para estudiar la eficacia de las gotas de atropina para frenar la progresión de la miopía.

“Si se usan estas gotas, cambiará por completo nuestra práctica y la capacidad de afectar la visión de un niño durante toda su vida”, dijo Kehler, jefe de división de Optometría en Vanderbilt.
“La miopía está presente en aproximadamente el 40 por ciento de la población de los EE. UU.”, dijo. “Y está aumentando rápidamente en todo el mundo. El curso típico de la miopía es que empeorará a medida que el niño envejezca y todo lo que podemos ofrecer es una receta para gafas con más dioptrías. No ha habido nada que haya podido detener la progresión de la miopía”.

El Vanderbilt Eye Institute es uno de los 10 lugares seleccionados por el Pediatric Eye Disease Investigator Group (PEDIG) para participar en un ensayo aleatorizado y controlado para desacelerar la progresión de la miopía en niños. Vanderbilt es el único centro en el Estado que inscribe pacientes.

El ensayo, MTS1- Atropine de baja dosis para la prevención de la miopía, comenzará este mes de marzo y está financiado por el National Eye Institute.

Kehler dijo que el ensayo de los EE. UU. se basa en los resultados positivos de estudios recientes, que determinaron que las gotas de atropina reducen la progresión de la miopía en Asia.

Las gotas de atropina al 1 por ciento se han utilizado de forma segura durante muchos años para el tratamiento de la ambliopía (ojo vago) en niños. En concreto, en este estudio se utilizará una dosis que es 100 veces más débil, dijo Kehler.

“En los estudios asiáticos, el uso de una dosis más baja fue eficaz para frenar la progresión de la miopía. Fue un resultado totalmente inesperado y nos entusiasma mucho su éxito como una opción para el tratamiento”.

El ensayo clínico de dos años inscribirá a 186 pacientes en los 10 centros.

Los pacientes serán asignados al azar para recibir una dosis de placebo o gotas de atropina del 0.01 por ciento en ambos ojos diariamente durante 24 meses.

Los posibles candidatos para el estudio pueden ser pacientes de 5-12 años con miopía baja a moderada, sin uso previo de bifocales o lentes de contacto duros, nacidos después de las 32 semanas de gestación y con la disponibilidad de regresar para exámenes oculares cada seis meses para medir la longitud axial del ojo

“Este tratamiento no es una cura para la miopía”, advirtió Kehler.”Los niños seguirán siendo miopes, pero el objetivo final es proporcionar una terapia para controlar o ralentizar la progresión de la enfermedad”.

Traducción: Asociación Mácula Retina

Web Relacionada