Fumar mucho puede dañar la visión.

La investigación fomenta la comprensión de los efectos perjudiciales del tabaquismo crónico en la visión espacial y cromática.

Los Centers for Disease Control and Prevention estiman que 34.3 millones de adultos en los Estados Unidos fuman cigarrillos en la actualidad y que más de 16 millones viven con una enfermedad relacionada con el hábito de fumar, muchos de los cuales afectan el sistema cardiovascular.

El estudio incluyó a 71 personas sanas que fumaron menos de 15 cigarrillos en su vida y 63 que fumaron más de 20 cigarrillos al día, fueron diagnosticadas con adicción al tabaco y no informaron de ningún intento de dejar de fumar. Los participantes tenían entre 25 y 45 años de edad y tenían una visión normal o corregida según lo medido por el optotipo de agudeza visual estándar.

Los investigadores observaron cómo los participantes discriminaban los niveles de contraste (diferencias sutiles en el sombreado) y los colores mientras estaban sentados a 150 centímetros de un monitor de tubo de rayos catódicos de 19 pulgadas que mostraba estímulos mientras los investigadores controlaban ambos ojos simultáneamente.

Los hallazgos indicaron cambios significativos en la visión del color rojo-verde y azul-amarillo de los fumadores, lo que sugiere que el consumo de sustancias con productos químicos neurotóxicos, como los de los cigarrillos, puede causar la pérdida general de la visión del color. También descubrieron que los fumadores empedernidos ​​tenían una capacidad reducida para discriminar los contrastes y los colores en comparación con los no fumadores.

“El humo del cigarrillo consiste en numerosos compuestos que son dañinos para la salud, y se ha relacionado con una reducción del grosor de las capas en el cerebro y con lesiones cerebrales que afectan áreas como el lóbulo frontal, que desempeña un papel en el movimiento voluntario y el control del pensamiento, y una disminución de la actividad en el área del cerebro que procesa la visión”, dijo el coautor Steven Silverstein, director de investigación de Rutgers University Behavioral Health Care.

“Estudios anteriores han señalado que fumar a largo plazo duplica el riesgo de degeneración macular relacionada con la edad y es un factor que causa el amarillamiento y la inflamación de los cristalinos. Nuestros resultados indican que el uso excesivo de cigarrillos, o la exposición crónica a sus compuestos, afecta la discriminación visual, apoyando la existencia de déficits generales en el procesamiento visual con la adicción al tabaco”.

Aunque la investigación no dio una explicación fisiológica de los resultados, Silverstein dijo que dado que la nicotina y el fumar dañan el sistema vascular, el estudio sugiere que también dañan los vasos sanguíneos y las neuronas en la retina.

Silverstein dijo que los hallazgos también sugieren que la investigación sobre deficiencias en el procesamiento visual en otros grupos de personas, como las personas con esquizofrenia que suelen fumar mucho, debe tomar en cuenta su tasa de tabaquismo o examinar de forma independiente a los fumadores frente a los no fumadores.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada