Hace dos años los doctores Francisco Espejo e Isabel Relimpio se propusieron un reto: introducir en Sevilla una innovadora técnica quirúrgica que permite erradica un tumor ocular pero conservando tanto el ojo como la agudeza visual del paciente. El éxito de su desarrollo ha sido reconocido por la Sociedad Europea de Retina, que premió a la Unidad de Cáncer Ocular del Hospital Virgen Macarena en su último congreso, celebrado en septiembre en Londres.

Esta técnica se aplica a pacientes con un melanoma de coroides. Según explica la doctora Relimpio, antes, estos pacientes eran tratados sólo con braquiterapia (radioterapia interna); y, si el tumor crecía, se extirpaba el globo ocular. Ahora, la técnica permite extirpar el tumor y aplicar radioterapia con la colocación de una placa directamente sobre el ojo, además de reconstruir la parte posterior del globo ocular.

Enrique Rodríguez de la Rúa, jefe de la Unidad de Oftalmología del Hospital Virgen Macarena y Virgen del Rocío, asegura que se trata de una intervención “que requiere mucha pericia” y “un buen servicio de anestesia”, ya que, para evitar hemorragias, los facultativos tienen que mantener al paciente con unas tensiones arteriales muy bajas.

“En realidad, se trata de la combinación de varias cirugías para poder controlar posibles complicaciones, como el desprendimiento de retina, ya que no sólo tocas el iris o el cuerpo ciliar. A veces llegas hasta la retina”, señala Relimpio, quien presentó el vídeo de la intervención en el congreso de la Sociedad Europea de Retina. “No sabes qué te vas a encontrar”.

Doce personas se han beneficiado de esta técnica (conocida por el colectivo médico como esclerouvectomía lamelar parcial) desde que se incorporó en el Hospital Virgen Macarena.

Un niño de nueve años fue el primer paciente. Los médicos sospechaban de que el menor tenía un melanoma de coroides, aunque éste es poco común en niños. “Se trataba de un tumor dudoso y la biopsia tampoco dejaba clara su naturaleza, así que se decidió extirparlo”, matiza el doctor Francisco Espejo, responsable de la Unidad de Cáncer Ocular del Virgen Macarena. “La operación fue un éxito, aunque el paciente sufrió en un primer momento hipotonía”. Según palabras del doctor, el niño no presenta actualmente ningún problema y conserva su visión.

Además de melanomas de coroides, en la unidad de Cáncer Ocular del servicio de Oftalmología del Hospital Virgen Macarena también se tratan otros tipos de tumores, como los retinoblastomas, un tipo de cáncer infantil. Aunque, en estos casos, no se puede aplicar esta innovadora técnica quirúrgica, ya que podría provocar la extensión del tumor.

Esta unidad se creó en 2006 de la mano del doctor Francisco Espejo con el objetivo de ser un centro de referencia en el tratamiento de tumores oculares en niños y adultos. “Hasta aquí vienen pacientes no sólo de Andalucía, también de Extremadura, Ceuta y Melilla”, apunta Espejo. “En el caso de los retinoblastomas, sólo hay cuatro centros de referencia en toda España: dos en Barcelona, uno en Madrid y el de Sevilla. La patología no es muy frecuente y conviene centrar los casos en pocos puntos pero muy bien preparados”.

Unos 700 pacientes han sido atendidos ya en este centro de referencia desde su creación. “Cada año tratamos una media de 100 casos de tumores oculares diferentes, tanto malignos como benignos”, señala Espejo. Dentro de este total, los retinoblastomas son los menos frecuentes. Los facultativos tratan cada año a unos diez niños con esta patología: “La incidencia de retinoblastomas en Andalucía es de unos cuatro nuevos casos al año”.

Tanto Espejo como Relimpio reconocen que no existen campañas de prevención para estos tumores. “La mayoría de los pacientes llegan con un cáncer en estado muy avanzado. Esto supone la aplicación de tratamientos más agresivos”, aclara el responsable de la unidad. “Se trata de tumores muy complejos; aunque, en algunos casos, si la población tuviera más información al respecto, sí se podrían diagnosticar antes”.

En el caso de los niños, éstos son muy sensibles a la quimioterapia: “Este tratamiento tan agresivo puede provocar sordera, falta de plaquetas, hemorragias o infecciones”, detalla el doctor Espejo. Por esta razón, el equipo de Oftalmología trabaja con el doctor Rafael Ruiz Salmerón, del servicio de Endovascular, también del Virgen Macarena, y con el neuroradiólogo Antonio Moreno, del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, en la aplicación de un tratamiento selectivo que incide únicamente en la zona afectada y no en todo el organismo.

En esta misma línea, la Sociedad de Oncología Pediátrica de Andalucía Occidental y Extremadura ha premiado recientemente a la Unidad de Oncología Pediátrica del Virgen Macarena, que dirige la doctora Ana Fernández-Teijeiro, por el abordaje de los retinoblastomas y el fomento de una red de colaboración entre los distintos centros sanitarios.

Fotografía: Los doctores Isabel Relimpio, Enrique Rodríguez de la Rúa y Francisco Espejo./Juan Carlos Muñoz.

 

Web Relacionada