Investigadores israelíes allanan el camino para la prótesis nano de retina y podrían cambiar el mundo de los ciegos con un material inalámbrico innovador que tiene el potencial de devolver la vista a las retinas de los ciegos.

Un equipo de investigación dirigido por la Universidad de Tel Aviv ha demostrado que una película de nanotubos-nanorods (morfología de objetos de nanoescala) inalámbricos permite que la luz estimule el tejido del ojo ciego, allanando así el camino para una prótesis de retina que podría ayudar a aliviar la ceguera y otras enfermedades oculares.

La retina es una capa sensible a la luz del tejido en la parte trasera del interior del ojo que convierte las imágenes en señales eléctricas y las envía a través del nervio óptico al cerebro.

El nuevo dispositivo revolucionario, probado en los modelos de la retina de origen animal, fue desarrollado por un equipo internacional dirigido por la Prof. Yael Hanein de la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Tel Aviv y directora del Centro de la UTA de Nanociencia y Nanotecnología e incluidos investigadores de la UTA, Universidad Hebrea de Jerusalén, y de la Universidad de Newcastle.

Según Lilach Bareket, estudiante y miembro de equipo de investigación doctoral, ya hay dispositivos médicos que intentan tratar la discapacidad visual mediante el envío de señales sensoriales al cerebro. Pero el equipo israelí se propuso hacer un dispositivo más compacto que absorbe la luz sin necesidad de una fuente de alimentación externa.

“En comparación con las tecnologías probadas en el pasado, este nuevo dispositivo es más eficiente, más flexible, y puede estimular las neuronas de forma más eficaz”, dijo la profesora Hanein. “La nueva prótesis es compacta, a diferencia de los diseños anteriores que utilizan cables o metales al intentar detectar la luz. Además, el nuevo material es capaz de mayor resolución espacial. Esperamos que nuestra película de nanotubo de carbono y semiconductor nanorod servirá como reemplazo compacto para retinas dañadas.”

Si bien la investigación está todavía muy lejos de lograr la plena sustitución de la retina dañada, la Dra. Bareket enfatiza que “ahora hemos demostrado que este nuevo material estimula las neuronas de manera eficiente sin cables de luz, se trata de una nueva dirección revolucionaria”.

El equipo de investigación recibió fondos para su estudio por parte del Ministerio israelí de Ciencia y Tecnología, el Consejo Europeo de Investigación, y el Consejo de Investigación de Biotecnología y Ciencias Biológicas. El estudio fue publicado recientemente en la revista Nano Letters.