Importante descubrimiento para comprender la DMAE seca.

Científicos del Trinity College de Dublín han anunciado un gran avance con importantes implicaciones para quienes padecen una enfermedad ocular común: la degeneración macular relacionada con la edad seca (DMAE), que puede causar ceguera total en los pacientes y para la que actualmente no hay terapias aprobadas.

Los científicos descubrieron que un componente clave de las células que recubren los vasos sanguíneos de la retina, a saber, la claudina-5, puede ser fundamental para el desarrollo de la DMAE. En modelos preclínicos, se descubrió que los “vasos sanguíneos con fugas” predisponen al ojo a desarrollar las características de la DMAE.

La barrera hemato-retiniana interna (iBRB) es muy dinámica y tiene un papel importante en el desarrollo de la atrofia geográfica (AG). Se ha descubierto que el gen CLDN5, que codifica la claudina-5, una proteína de unión estrecha expresada abundantemente en el iBRB, está regulado por el receptor nuclear translocador de aril hidrocarburos, también conocido como ARNTL, Bmal1 o Mop3, y el ritmo circadiano.

La supresión continua de la expresión de claudina-5 en ratones expuestos a una dieta enriquecida con colesterol causó una atrofia celular sorprendente del epitelio pigmentario de la retina (EPR), y la supresión dirigida continuada de claudina-5 en la región macular de los primates no humanos indujo la atrofia de las células del EPR.

Además, la angiografía con fluoresceína de fondo de ojo en primates humanos y no humanos mostró un aumento de la permeabilidad vascular de la retina durante la noche en comparación con la mañana. Estos hallazgos implican un componente derivado de la retina interna en los primeros cambios fisiopatológicos observados en la DMAE, y sugieren que restaurar la integridad de la barrera hemato-retiniana interna (iBRB) puede representar un nuevo objetivo terapéutico para la prevención y el tratamiento de la atrofia geográfica secundaria a la DMAE seca.

Inicialmente nos sorprendió que estos vasos sanguíneos de la retina interna contribuyeran a una patología similar a la DMAE, sin embargo, ahora parece que su disfunción puede representar uno de los primeros factores iniciadores de la enfermedad”. Dra. Natalie Hudson, investigadora posdoctoral, Trinity College Dublin, y autora principal del estudio.

Degeneración macular relacionada con la edad (DMAE)

La degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) es la principal causa de pérdida de la visión central en todo el mundo, y se estima que 1 de cada 10 personas mayores de 55 años muestra signos tempranos de la enfermedad. Actualmente no hay terapias disponibles para la etapa final de la DMAE seca, la atrofia geográfica (AG). La enfermedad implica una pérdida de agudeza visual central, de modo que las tareas cotidianas como leer, ver la televisión, conducir o usar computadoras se vuelven difíciles y, en algunos casos, imposibles.

Hay dos formas de DMAE: ‘seca’ y ‘húmeda’. Si bien hoy en día hay terapias disponibles para el tratamiento de la DMAE húmeda, todavía no hay tratamientos, terapias o curas aprobados para la DMAE seca, lo que representa la mayoría de los casos en Irlanda y en todo el mundo.

Este importante descubrimiento servirá para comprender cómo se desarrolla la DMAE seca.

Actualmente se recomienda a los pacientes que viven con DMAE seca que busquen cambios en su estilo de vida, como dejar de fumar y mejorar los regímenes de dieta y ejercicio. Se necesitan desesperadamente nuevas formas de terapia en una sociedad que envejece constantemente, con una expectativa de vida que actualmente supera con creces la tasa de desarrollo de medicamentos para las afecciones asociadas al envejecimiento.

El Dr. Matthew Campbell, profesor asistente de genética en el Trinity, dijo:

La identificación de los primeros eventos moleculares que causan la DMAE seca nos permitirá desarrollar un enfoque dirigido a la terapia. En este caso, creemos que regular la integridad de los vasos sanguíneos de la retina puede, con el tiempo, ayudar a prevenir el desarrollo de DMAE seca”.

El Dr. Mark Cahill, consultor oftalmólogo del Royal Victoria Eye and Ear Hospital (RVEEH), agregó:

Nuestros hallazgos han resaltado el poder de la investigación básica y clínica que trabaja para identificar objetivos nuevos para la terapia de la DMAE, lo que finalmente beneficiará a los pacientes en el futuro”.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

 

Web Relacionada