Descubierto un desencadenante crítico de la degeneración macular seca.

La atrofia geográfica es una forma de la degeneración macular relacionada con la edad que produce ceguera y que está caracterizada por la muerte del epitelio pigmentario de la retina (EPR); el también muestra deficiencia de DICER1, la acumulación resultante de Alu-retroelement RNA endógeno y activación de NLRP3-inflamasoma.

Los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia han dado un importante paso en la batalla contra la degeneración macular, la principal causa de pérdida de visión entre las personas mayores, al descubrir un desencadenante critico de la dañina inflamación que priva de la visión a millones de personas.

El hallazgo podría permitir a los médicos detener la inflamación desde el principio, lo que podría salvar a los pacientes de la ceguera.

“Casi 200 millones de personas en el mundo tienen degeneración macular. Si la degeneración macular fuera un país, sería la octava nación más poblada del mundo. Esa es la magnitud del problema”, dijo el Dr. Jayakrishna Ambati, vicepresidente de investigación del Departamento de Oftalmología de la UVA (Universidad de Virginia) y director fundador del Centro de Ciencias Avanzadas de la Visión de la UVA. “Por primera vez, sabemos, en la degeneración macular, cuál es uno de los primeros eventos que hace que el sistema se alarme y comience, para usar un término antropomórfico, la hiperventilación. Esta sobrecarga de la inflamación es lo que finalmente daña las células, y así, potencialmente, tenemos una forma de interferir muy temprano en el proceso”.

Nuevo tratamiento potencial para la degeneración macular

Jayakrishna Ambati y Nagaraj Kerur, profesor asistente en el Departamento de Oftalmología, y sus laboratorios, han determinado que el culpable es una enzima llamada cGAS. La enzima juega un papel importante en la respuesta inmune del cuerpo a las infecciones mediante la detección de ADN extraño. Pero el papel recién identificado de la molécula en la forma “seca” de degeneración macular relacionada con la edad -que no implica fuga de sangre o suero en el ojo, y representa del 85 al 90 por ciento de todos los casos de degeneración macular- es totalmente inesperado.

“Es realmente sorprendente que en la degeneración macular, que, hasta donde sabemos, no tiene nada que ver con virus o bacterias, ese cGAS esté activado y que este sistema de alarma esté encendido”, dijo Ambati. “Esto es lo que conduce a la muerte de las células en la retina y, en última instancia, a la pérdida de la visión”.

Los investigadores notaron que el cGAS puede ser una alarma no solo para los patógenos, sino también para otros problemas dañinos que justifican respuestas del sistema inmune. La enzima también puede jugar un papel importante en enfermedades como la diabetes, el lupus y la obesidad, y los investigadores ya están trabajando para crear medicamentos que podrían inhibir su función.

“Debido a que el objetivo del que estamos hablando es una enzima, podríamos desarrollar pequeñas moléculas que podrían bloquearla”, dijo Kerur. “Hay muchos medicamentos en el mercado que se dirigen a enzimas específicas, como las estatinas [que se usan para reducir los niveles de colesterol]”.

La prometedora nueva pista es una buena noticia para los investigadores que buscan desarrollar nuevos tratamientos para la degeneración macular seca, ya que los ensayos clínicos en los últimos años no han llegado a ningún resultado concreto.

Los investigadores de la UVA creen que el desarrollo de un fármaco para inhibir el cGAS llevará varios años, y que el medicamento tendría que someterse a pruebas exhaustivas para determinar su seguridad y eficacia para combatir la degeneración macular.

Los investigadores también esperan desarrollar una forma para detectar los niveles de la enzima en los ojos de los pacientes. Eso les permitiría determinar la mejor forma de administrar un tratamiento que bloquee el cGAS.

“Si tienen altos niveles de esta enzima en su ojo, podrían ser candidatos maravillosos para este tipo de tratamiento”, dijo Ambati. “Esto es realmente medicina de precisión a nivel de una sola molécula”.

Los resultados del estudio han sido publicados en la revista científica Nature Medicine.

Web Relacionada