Qué son las miodesopsias.

Las miodesopsias son esas pequeñas manchas, hilos, centelleos, “moscas volantes”, “cuerpos flotantes”, puntos negros que flotan sin rumbo en nuestro campo visual. Si bien es molesto, los “cuerpos flotantes” y las manchas oculares comunes son muy habituales, y generalmente no son motivo de alarma.

Las “moscas volantes” y las manchas generalmente aparecen cuando la sustancia gelatinosa (vítreo) del interior de los ojos se vuelve más líquida.

Cuando nacemos y durante nuestra juventud, el vítreo tiene una consistencia gelatinosa. Pero a medida que envejecemos, el vítreo comienza a disolverse y licuarse para crear un centro acuoso.

Algunas partículas de gel no disuelto ocasionalmente flotarán en el centro más líquido del vítreo. Estas partículas pueden adoptar muchas formas y tamaños para convertirse en lo que llamamos miodesopsias (“flotadores oculares“).

Notarás que estos puntos y flotadores oculares son particularmente evidentes si miras un cielo despejado o nublado o una pantalla de computadora con un fondo blanco o de color claro. En realidad, no podrás ver los pequeños fragmentos flotando dentro de tu ojo. En cambio, las sombras de estos flotadores oculares se proyectan sobre la retina a medida que la luz pasa a través del ojo, y esas pequeñas sombras son lo que ves.

También notarás que estas manchas nunca parecen quedarse quietas cuando intentas concentrarte en ellas. Los flotadores oculares y las manchas se mueven cuando tu ojo y el gel vítreo dentro del ojo se mueven, creando la impresión de que van “a la deriva”.

¿Cuándo son los flotadores oculares y los flashes una emergencia médica?

Notar algunos flotadores de vez en cuando no es motivo de preocupación. Sin embargo, si ves una lluvia de flotadores y manchas, especialmente si están acompañados por destellos de luz, debes buscar atención médica de inmediato por parte de un oftalmólogo.

La aparición repentina de estos síntomas podría significar que el vítreo se está alejando de la retina, una afección llamada desprendimiento posterior del vítreo (DPV). O podría significar que la retina misma se está desprendiendo de la parte posterior del revestimiento interno del ojo, que contiene sangre, nutrientes y oxígeno vitales para un funcionamiento saludable.

A medida que el gel vítreo tira de la delicada retina, puede causar una pequeña rasgadura u orificio. Cuando se rasga la retina, el vítreo puede entrar por la abertura y empujar la retina más lejos del revestimiento interno de la parte posterior del ojo, lo que lleva a un desprendimiento de retina.

Un estudio reciente publicado en Ophthalmology demostró que, entre las personas que experimentaron el síntoma repentino de flotadores oculares y / o destellos de luz, el 39.7 por ciento tenía un desprendimiento posterior del vítreo y el 8.9 por ciento tenía un desprendimiento de retina.

Otra investigación ha demostrado que hasta el 50 por ciento de las personas con desprendimiento posterior del vítreo desarrollarán posteriormente un desprendimiento de la retina, lo que podría conducir a una pérdida importante de visión.

En casos de desgarro o desprendimiento de retina, el tratamiento debe realizarse lo antes posible para que un cirujano ocular pueda volver a colocar la retina y restaurar la función antes de que la visión se pierda permanentemente.

Los desprendimientos posteriores del vítreo (PVD) son mucho más comunes que los desprendimientos de retina y, a menudo, no son una emergencia, incluso cuando los flotadores aparecen repentinamente. Algunos desprendimientos vítreos también pueden dañar la retina al tirar de ella, provocando una rotura o desprendimiento.

Destellos de luz conocidos como fotopsias puede ocurrir cuando su retina recibe estimulación no visual (mecánica), lo que puede ocurrir cuando se tira, se rasga o se desprende. Estos destellos de luz pueden aparecer como rayos, luces parpadeantes o chispas aleatorias.

¿Qué causa las manchas y los flotadores oculares?

Como se mencionó anteriormente, los desprendimientos posteriores del vítreo (PVD) son causas comunes de flotadores vítreos. Con mucha menos frecuencia, estos síntomas pueden estar asociados con desgarros o desprendimientos de retina que pueden estar relacionados con PVD.

¿Cuál es la principal causa de los desprendimientos vítreos?

A medida que se desarrolla el ojo, el gel vítreo llena el interior de la parte posterior del ojo y presiona contra la retina y se adhiere a la superficie de la retina. Con el tiempo, el vítreo se vuelve más licuado en el centro. Esto a veces significa que el vítreo central, más acuoso, no puede soportar el peso del gel vítreo más pesado y periférico. El gel vítreo periférico se colapsa en el vítreo licuado central, separándose de la retina (como la gelatina que se separa del interior de un molde o tazón de gelatina).

Los flotadores oculares resultantes de un desprendimiento vítreo posterior se concentran en el vítreo más líquido que se encuentra en la zona central del interior del ojo.

Se estima que más de la mitad de la población tendrá un desprendimiento posterior del vítreo a los 80 años. Afortunadamente, la mayoría de estos PVD no provocan ni desprendimiento vítreo ni de retina..

Los destellos de luz durante este proceso quieren decir que hay tracción sobre la retina mientras sucede el desprendimiento posterior del vítreo. Una vez que el vítreo finalmente se desprende y se alivia la presión sobre la retina, los destellos de luz deberían disminuir gradualmente.

¿Qué causa los destellos de luz?

En general, la luz que entra en el ojo estimula la retina. Esto produce un impulso eléctrico, que el nervio óptico transmite al cerebro. El cerebro interpreta este impulso como luz o como algún tipo de imagen.

Si la retina se estimula mecánicamente (se toca o se tira físicamente), se envía un impulso eléctrico similar al cerebro. Este impulso se interpreta como un “parpadeo” de la luz.

Cuando se tira de la retina, se rasga o se separa de la parte posterior del ojo, normalmente se nota un destello o un parpadeo de luz. Dependiendo de la extensión de la tracción, el desgarro o el desprendimiento, estos destellos de luz pueden ser de corta duración o continuar indefinidamente hasta que se repare la retina.

Los destellos (fotopsias) también pueden ocurrir después de un golpe en la cabeza que es capaz de agitar el gel vítreo dentro del ojo. Cuando esto ocurre, a veces se habla de “ver estrellas”.

Algunas personas experimentan destellos de luz que aparecen como líneas irregulares u “ondas de calor” en ambos ojos, que a menudo duran 10-20 minutos. Estos tipos de flashes generalmente son causados ​​por un espasmo de vasos sanguíneos en el cerebro.

Si hay dolor de cabeza después de los destellos, se llama migraña. Sin embargo, pueden aparecer líneas irregulares u “olas de calor” sin dolor de cabeza. En este caso, los destellos de luz se llaman migraña ocular, migraña oftálmica o migraña sin dolor de cabeza.

Otras patologías asociadas con flotadores oculares y destellos

Cuando además del desprendimiento posterior del vítreo hay sangrado dentro del ojo (hemorragia vítrea), quiere decir que la tracción que se produjo puede haber roto un pequeño vaso sanguíneo de la retina. Una hemorragia vítrea aumenta la posibilidad de un desgarro o desprendimiento de retina. La tracción ejercida sobre la retina durante un desprendimiento posterior del vítreo también puede conducir al desarrollo de problemas como agujeros maculares o membranas epirretinianas.

Los desprendimientos vítreos con flotadores oculares también pueden ocurrir en circunstancias tales como:

Inflamación en el interior del ojo.
Miopía
Cirugía de cataratas
Cirugía ocular con láser YAG
Diabetes (retinopatía diabética)
Retinitis por citomegalovirus

La inflamación asociada con muchas afecciones, como las infecciones oculares, puede hacer que el vítreo se licue, lo que lleva a un desprendimiento posterior del vítreo.

Cuando hay miopía, la forma alargada de su ojo también puede aumentar la probabilidad de una PVD y la tracción que la acompaña en la retina. De hecho, las personas miopes tienen más probabilidades de tener PVD a una edad más temprana.

Los PVD son muy comunes después de una cirugía de cataratas y un procedimiento de seguimiento llamado capsulotomía con láser YAG. Meses o incluso años después de la cirugía de cataratas, no es inusual que la membrana delgada (o “cápsula”) que queda intacta detrás de la lente intraocular (LIO) se vuelva turbia y afecte la visión. Esta complicación tardía de la cirugía de cataratas se llama opacificación capsular posterior (PCO).

En el procedimiento de capsulotomía utilizado para tratar la PCO, un tipo especial de láser dirige la energía a la cápsula turbia, vaporizando la parte central de la misma para crear un camino despejado para que la luz llegue a la retina, lo que restaura la visión nitida.

Las manipulaciones del ojo durante la cirugía de cataratas y los procedimientos de capsulotomía con láser YAG causan tracción que puede conducir a desprendimientos posteriores del vítreo.

Recuerde, la aparición repentina de un número importante de flotadores oculares, especialmente si van acompañados de destellos de luz u otras alteraciones de la visión, podría indicar una retina desprendida u otro problema grave en el ojo. Si de repente ve nuevos flotadores, visite a su oftalmólogo sin demora.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada