Las personas con severa pérdida de visión evalúan con menos precisión la distancia de los sonidos cercanos

Un nuevo estudio revela que una mayor agudización de la pérdida de visión se asocia con un aumento de las sensaciones acústicas sobre la distancia y el tamaño de la habitación; en promedio, los participantes con pérdidas visuales graves percibieron que los sonidos estaban dos veces más lejos y que las habitaciones eran tres veces más grandes que los controles visuales; las estimaciones de la distancia de los controles visuales fueron más exactas para los sonidos más cercanos y menos precisas para los sonidos más lejanos; sin embargo, a medida que aumentó la gravedad del deterioro visual, la precisión disminuyó para los sonidos más cercanos y aumentó para los sonidos más lejanos.

La profesora Shahina Pardhan, Directora del Instituto de Investigaciones sobre la Visión y los Ojos de la Universidad Anglia Ruskin, y sus colegas del Reino Unido y la India examinaron a participantes con diferentes niveles de pérdida de la visión, ofreciéndoles estímulos verbales, musicales y de ruido, y diferentes niveles de reverberación (ecos).

Los participantes fueron reclutados en el Hospital Oftalmológico Sankara Nethralaya de Chennai (India). Participaron 56 personas.

Se les pidió que calcularan la distancia de los diferentes sonidos, así como el tamaño de la habitación.

Las personas con pérdida de visión severa valoraron los sonidos más cercanos de manera más inexacta en comparación con aquellos cuya pérdida de visión era menor, que, a su vez, eran menos precisos en comparación con las personas con visión normal.

En cuanto a los sonidos más distantes, las personas con pérdida grave de visión consideraban que estaban el doble de lejos que las personas con visión normal.

Los participantes con pérdida grave de visión también consideraron que las habitaciones eran tres veces más grandes que el grupo de control de las personas con visión normal.

“La pérdida de visión significa que las personas dependen más de su audición para la percepción y la seguridad, la comunicación y la interacción, pero no se sabía cómo afectaba a la audición la gravedad de la pérdida parcial de visión”, dijo la profesora Pardhan.

“Los resultados demuestran que la ceguera total no es necesaria para que la distancia auditiva estimada y el tamaño de la habitación se vean afectados por la pérdida visual, y que los cambios en la percepción auditiva son sistemáticos y están relacionados con la gravedad de la pérdida visual”.

“Nuestra investigación reveló que las personas con problemas visuales más graves eran menos precisas a la hora de calcular la distancia de los sonidos más cercanos, lo que puede dificultarles en situaciones de la vida real, por ejemplo, al cruzar calles muy transitadas”.

El estudio se publicó en línea el 28 de abril de 2020 en la revista Scientific Reports.

Imagen: Kolarik y otros hallan un vínculo entre el nivel de deterioro de la visión y la precisión acústica. Crédito de la imagen: Melmak.

Las personas con severa pérdida de visión evalúan con menos precisión la distancia de los sonidos cercanos

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada