Consumir una naranja al día reduce un 60% riesgo de DMAE.

Las personas que consumieron al menos una naranja al día durante 15 años tuvieron un riesgo un 60% menor de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) en comparación con quienes no comieron naranjas, según un estudio.

“Hemos informado sobre la asociación entre el consumo alimenticio de todos los flavonoides y algunas de las clases de flavonoides comunes (p. ej., flavonoles y flavanonas) y DMAE entre los adultos mayores. Además, el consumo de naranjas y jugo de naranja, uno de los principales alimentos y bebidas que contribuyen a la ingesta total de flavanona, también es probable que influya de forma independiente en el riesgo de tener DMAE“, escriben los autores.

Bamini Gopinath, PhD, del Center for Vision Research, Department of Ophthalmology and Westmead Institute for Medical Research, Australia, y sus colegas publicaron sus hallazgos el 6 de julio en el American Journal of Clinical Nutrition.

Los investigadores realizaron un estudio de cohorte poblacional a partir de los datos del Blue Mountain Eye Study. Incluyeron 2856 adultos de 49 años o más al inicio que proporcionaron información dietética para los análisis de prevalencia, 2037 de los cuales fueron seguidos durante 15 años y se incluyeron en los análisis de incidencia.

Gopinath dijo que la mayoría de las investigaciones hasta ahora se han centrado en los efectos de los nutrientes comunes como las vitaminas C, E y A sobre la salud ocular.

“Nuestra investigación es diferente porque nos hemos centrado en la relación entre los flavonoides y la degeneración macular. Los flavonoides son poderosos antioxidantes que se encuentran en casi todas las frutas y vegetales, y tienen importantes beneficios antiinflamatorios para el sistema inmunológico”, explicó Gopinath en un comunicado de prensa.

El estudio utilizó los llamados cuestionarios semicuantitativos de frecuencia alimentaria (SFFQ, por sus siglas en inglés) para calcular la ingesta dietética, y las bases de datos de flavonoides, isoflavonas y proantocianidinas del Departamento de Agricultura de EE. UU. para estimar el contenido de flavonoides de los alimentos en el cuestionario de frecuencia de alimentos.

Los investigadores primero ajustaron por edad y sexo, y luego por las covariables vinculadas a la incidencia de DMAE en la cohorte Blue Mountains Eye Study, que incluyen el consumo actual de tabaco, pescado, ingestas de luteína y zeaxantina, y la variación genética.

Para cada desviación tipo (1-SD) del aumento en el consumo de la ingesta total de flavonoides, la probabilidad de DMAE de cualquier persona se redujo en 24% (razón de verosimilitud [OR] multivariable, 0,76; intervalo de confianza [IC] del 95%, 0,58 – 0.99).

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada