La dieta saludable puede reducir el riesgo de DMAE.

La dieta puede afectar los riesgos de las personas relacionadas con el desarrollo y la progresión de la degeneración macular relacionada con la edad, una enfermedad crónica progresiva de la retina central y una causa importante de pérdida de visión grave e irreversible en los países occidentales, según una revisión de estudios previos, publicados en la revista Clinical & Experimental Ophthalmology.

Para evaluar el papel de la dieta y la ingesta de alimentos en la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), la investigadora de la Universidad de Auckland, Naoko Chapman y sus colegas llevaron a cabo una revisión sistemática de 18 estudios de alta calidad.

“El objetivo del trabajo fue revisar sistemáticamente las pruebas existentes de la dieta y la ingesta de alimentos en la DMAE”, explicaron los científicos.

“La atención se centró en los estudios epidemiológicos sobre la ingesta de alimentos en lugar de estudios sobre la intervención de suplementos”.

Seguir una dieta mediterránea se relaciona con una disminución del riesgo de progresión de la DMAE.

Un patrón de dieta oriental había disminuido la asociación con la prevalencia de DMAE, mientras que un patrón de dieta occidental había aumentado la asociación con la prevalencia de la enfermedad.

El alto consumo de vegetales ricos en carotenoides y pescados grasos que contienen ácidos grasos omega-3 fue beneficioso para aquellos en riesgo de DMAE. Las dietas de alto índice glucémico y el consumo de alcohol de más de dos bebidas al día habían aumentado la asociación con la DMAE.

“La revisión y sus análisis muestran que existen influencias multifactoriales de la dieta y la ingesta de alimentos sobre la incidencia y la progresión de la DMAE“, dijeron los investigadores.

“El cumplimiento de una dieta mediterránea basada en el alto consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos, el consumo moderado de pescado, aves y productos lácteos, el uso de aceite de oliva en lugar de otros aceites / grasas, bajas cantidades opcionales de vino tinto, y se debe fomentar el consumo limitado de carne roja “.

“El patrón de dieta oriental con una mayor ingesta de verduras, legumbres, frutas, granos integrales, tomates y mariscos es preferible a un patrón de dieta occidental con una mayor ingesta de carne roja, carne procesada, productos lácteos altos en grasa, patatas fritas, granos refinados y huevos “.

“Los estudios revisados ​​recomiendan el consumo de verduras para aumentar la ingesta de carotenoides, de luteína y de zeaxantina”.

“También se recomienda el consumo de pescado graso más de dos veces por semana para aumentar los ácidos grasos omega-3, DHA y EPA. Los ácidos grasos omega-6, como los aceites vegetales y las grasas animales, deben mantenerse al mínimo “.

“La carne roja o procesada debe consumirse menos de 4 veces a la semana y el consumo de salchichas salami o continental debe reducirse a menos de una vez al mes”.

“Las opciones de alimentos de bajo índice glucémico son preferibles a los alimentos de alto índice glucémico y el consumo de alcohol debe limitarse a menos de dos bebidas estándar al día”.

“Mejorar la calidad de la dieta, aumentar la ingesta de alimentos que contienen los nutrientes requeridos por la retina y evitar los alimentos que inducen el daño oxidativo jugará un papel importante en la protección contra la DMAE“, dijo Chapman.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada