Los médicos esperan curar la ceguera causada por la DMAE después de restaurar la vista de dos pacientes.

Los científicos aseguran que el tratamiento para la causa más común de ceguera podría estar disponible dentro de cinco años.

Los dos pacientes tienen DMAE avanzada: degeneración macular relacionada con la edad, que destruye la visión central. Ambos estaban perdiendo la visión. Eran, dijo su cirujano, incapaces de ver un libro, y mucho menos las letras impresas.

Pero un “parche” de células madre implantado sobre la lesión en la parte posterior del ojo ha restaurado la visión central lo suficiente no solo para leer, sino también para ver las caras que solían ser un borrón gris.

En el futuro, dicen los científicos que han logrado este éxito, el procedimiento podría ser tan sencillo como la cirugía de cataratas, ayudando a muchas personas (de 600,000 a 700,000 personas en el Reino Unido) que están perdiendo la vista debido a la DMAE.

El gran avance se ha logrado gracias al London Project to Cure Blindness, una colaboración entre el profesor Pete Coffey del University College London y el profesor Lyndon da Cruz, cirujano de retina del Moorfields Eye Hospital.

Su objetivo era tratar a 10 personas que tenían la forma “húmeda” de la DMAE, causada por fugas repentinas de los vasos sanguíneos en el ojo que pueden destruir la mácula, una zona clave de la retina. Las células del epitelio pigmentario de la retina (EPR) en la mácula son cruciales para el funcionamiento de las células fotorreceptoras sensibles a la luz, que mueren sin soporte del EPR.

Los dos pacientes, una mujer de 60 y un hombre de 80 años, son los primeros en el Reino Unido en recibir el tratamiento, y fueron elegidos por el estado avanzado de su enfermedad; se habrían quedado ciegos seis semanas después del sangrado de los vasos sanguíneos.

Cada uno tiene un implante con el “parche” en un ojo, que consiste en una membrana cubierta con células madre embrionarias humanas diseñadas para diferenciarse en células del ERP. La membrana tiene un grosor de unas 40 micras y las dimensiones son de 6 mm. de largo y 4 mm. de ancho. El “parche” se coloca debajo de los conos y bastones en una operación que dura unas dos horas.  Los resultados se publican en la revista Nature Biotechnology.

Coffey dijo que la mejoría de la visión, medida muchas veces en líneas en una tabla de Snellen, fue mucho mayor de lo que esperaban:

Dijimos que llegaríamos a tres [de los 10 pacientes propuestos] con recuperación visual de tres líneas. Probablemente no recuperarían la visión de lectura.
El primer paciente ha mejorado seis líneas, lo cual es asombroso, y el segundo ha llegado a cinco líneas y parece estar mejorando a medida que pasan los meses. Ambos están leyendo realmente. En el mejor de los casos [la mujer] antes podía leer una palabra por minuto con una lupa de aumento. Ahora está leyendo 80 palabras por minuto y [el hombre] está leyendo 50.

El paciente masculino se llama Douglas Waters, de 86 años, de Croydon. Su caso era grave y los médicos no tenían esperanzas cuando le pusieron el tratamiento en otoño de 2015. Pero los resultados han sido sobresalientes.

En los meses previos a la operación, mi vista era realmente insuficiente y no podía ver nada con el ojo derecho, dijo. Me costaba ver las cosas con claridad, incluso de cerca.
Después de la cirugía mi vista mejoró hasta el punto en que ahora puedo leer el periódico y ayudar a mi esposa en los trabajos de jardinería. Es brillante lo que el equipo ha hecho y me siento muy afortunado por haber recuperado mi vista.

Pete Coffey y Lyndon da Cruz tienen la intención de operar a un paciente más para garantizar la seguridad del procedimiento. Uno de los éxitos del ensayo ha sido demostrar que no había necesidad de medicamentos para suprimir todo el sistema inmunitario del paciente para evitar el rechazo de las células madre. El ojo es autónomo, por lo que solo tuvieron que inyectar un precipitado que libera fármacos inmunosupresores en el ojo a lo largo de dos o tres años.

Coffey cree que pueden poner a disposición de los cirujanos del NHS un tratamiento listo para usar en cinco años, de momento solo para el 10% de los pacientes con DMAE con la forma húmeda. La DMAE seca se desarrolla más lentamente y no hay tratamiento para ella. Coffey dice, sin embargo, que no hay ninguna razón por la cual el parche no funcione para ellos también.

A su debido tiempo, el equipo espera que el tratamiento sea tan común y, eventualmente, tan barato como la cirugía de cataratas.
El Dr. Carmel Toomes, profesor asociado del Leeds Institute of Molecular Medicine, dijo:

Estos resultados dan a muchos pacientes que sufren la DMAE y otras degeneraciones retinianas la esperanza real de que la terapia de reemplazo celular con células madre sea una realidad en un futuro cercano. Si bien este es solo un primer ensayo clínico, los resultados son positivos y demuestran que la tecnología avanza. En la dirección correcta.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

En la foto: Douglas Waters, uno de los pacientes sometido a la intervención, con (de izquierda a derecha) el profesor Lyndon da Cruz, la esposa de Douglas, Freda Waters, y Odysseas Georgiadis. Fotografía: Moorfields Eye Hospital

Web Relacionada