CAMKII como diana terapéutica para la neovascularización retiniana y coroidea

CAMKII como diana terapéutica para la neovascularización retiniana y coroidea inducida por el factor de crecimiento.
Investigadores de la Queen’s University Belfast han descubierto una nueva forma de tratar las principales enfermedades oculares causadas por el crecimiento anormal de nuevos vasos sanguíneos que despierta esperanzas.

  • La OMS estima que en 2010 había 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones eran ciegas.
  • Esta nueva investigación permitirá la creación de nuevos y mejores tratamientos contra una serie de enfermedades que amenazan la visión.
  • El equipo de investigación también puede ayudar a diseñar nuevas estrategias para reparar los corazones después de un ataque al corazón.

La investigación recientemente publicada en la revista estadounidense JCI Insight  fue financiada por la British Heart Foundation Northern Ireland (BHF NI).

El estudio muestra que una proteína específica encontrada dentro del cuerpo llamada ‘CAMKII‘ actúa para coordinar las diferentes señales que causan el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos.

Estos nuevos hallazgos proporcionan una comprensión previamente desconocida de cómo crecen los vasos sanguíneos en el cuerpo y ofrecen una base para el desarrollo de nuevos tratamientos que probablemente tengan una tasa de éxito significativamente mayor para los pacientes.

La retina es la parte del ojo sensible a la luz y su papel en la visión está respaldado por vasos sanguíneos que proporcionan oxígeno y nutrición esenciales. Normalmente, estos vasos permanecen sin cambios durante la edad adulta, pero en algunas afecciones oculares, como la retinopatía diabética y la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), comienzan a crecer de manera incontrolable. Esto puede provocar daños en la retina y causar pérdida de visión e incluso ceguera.

El mejor tratamiento actual para estas patologías consiste en inyecciones mensuales en el ojo con un medicamento que bloquea una molécula llamada “factor de crecimiento endotelial vascular” (VEGF). 

Sin embargo, este medicamento no es eficaz hasta en un 50 por ciento de los pacientes. Se cree que la resistencia a este tratamiento se produce debido a la presencia de otras señales que impulsan el crecimiento dañino e incontrolado de los vasos sanguíneos.  

El equipo de investigación, dirigido por el Profesor Tim Curtis en el Instituto Wellcome-Wolfson de Medicina Experimental en la Universidad de Queen’s, ha descubierto un medio para bloquear este factor de crecimiento, así como varias otras señales.

El profesor Tim Curtis, investigador principal del estudio y director adjunto del Centro de Medicina Experimental Wellcome-Wolfson en la Universidad de Queen’s, explicó:

“Nuestro estudio ha identificado un regulador clave del crecimiento anormal de vasos sanguíneos en el ojo que nos permitirá diseñar nuevos, mejores tratamientos contra una serie de enfermedades que amenazan la visión”. 

El Profesor Alan Stitt, Investigador del estudio y Decano de Innovación e Impacto en la Facultad de Medicina, Salud y Ciencias de la Vida de la Universidad de Queen’s, dijo:

“Estos resultados son emocionantes y ofrecen la posibilidad de mejores resultados para los muchos pacientes que sufren enfermedades que amenazan su visión”.

“Nuestro trabajo es un claro ejemplo de cómo una mejor comprensión de la enfermedad puede abrir nuevas oportunidades de tratamiento y mejorar la vida de los pacientes”.    

La investigación fue financiada por BHF NI ya que los vasos sanguíneos del ojo y el corazón comparten varias características comunes y el ojo es una forma menos invasiva de comprender los posibles avances para los tratamientos del corazón.

Karen McCammon del BHF NI dijo:

“La comprensión del equipo de investigación de cómo se forman y crecen los vasos sanguíneos también puede ayudarnos a diseñar nuevas estrategias para reparar los corazones después de un ataque cardíaco. Cada semana, los ataques cardíacos arruinan a nuestras familias al matar a sus seres queridos y dejar a muchas otras con enfermedades cardíacas agotadoras que hacen que el resto de sus vidas sea una lucha diaria”.

“Después de un ataque cardíaco, muchos pacientes se recuperan por completo y en pocos meses pueden volver a sus actividades normales. Pero, para otros, puede ocasionar más problemas, como la insuficiencia cardíaca, que puede ser una situación desastrosa para vivir. Saber cómo controlar el crecimiento de los vasos sanguíneos podría ayudar a descubrir nuevas formas de reparar los corazones defectuosos al mejorar el suministro de sangre al músculo cardíaco dañado.

“La investigación del profesor Curtis podría ayudar a las miles de personas que tienen un ataque cardíaco cada año a volver a una vida normal y plena”. 

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada