Un tratamiento más llevadero para la DMAE húmeda.

Un nuevo estudio demuestra que un sistema de administración, por medio de un implante, para un fármaco ampliamente utilizado para tratar una enfermedad ocular que produce ceguera ha permitido a algunos pacientes pasar 15 meses entre los tratamientos.

Esto representa una gran mejora con respecto al régimen típico de inyecciones oculares intravítreas casi mensuales. Los investigadores involucrados en el estudio clínico de Fase II dicen que el implante no es solo por conveniencia; un tratamiento más consistente también ayudará a las personas a mantener mejor su visión. Presentan su investigación en la AAO 2018, la 122 Reunión Anual de la Academia Americana de Oftalmología.

Un investigador del Wills Eye Hospital en Filadelfia está presentando los resultados del estudio LADDER que evalúa la eficacia y seguridad de un sistema de administración de acción prolongada para suministrar Lucentis (ranibizumab), un medicamento que mejora la visión de millones de personas en todo el mundo que padecen la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE).

El ensayo multicéntrico, aleatorizado incluyó 220 pacientes. El estudio determinó el tiempo que un paciente necesitaba para la recarga del implante. También evaluó la efectividad de tres concentraciones diferentes de Lucentis en comparación con las inyecciones mensuales del medicamento.

Antes de la introducción de Lucentis hace 12 años, era casi seguro que las personas con DMAE húmeda desarrollaban una pérdida severa de la visión o ceguera. Según los ensayos clínicos, Lucentis fue el primer tratamiento para retardar la enfermedad, permitiendo que más del 90 por ciento de los pacientes mantuvieran su visión. Sin embargo, en el mundo real, el porcentaje se acerca al 50 por ciento. Una de las principales razones por las que los pacientes reciben un tratamiento insuficiente. Esto se debe a que la mayoría de las personas con DMAE deben ir al oftalmólogo cada seis a ocho semanas para mantener su visión. Este puede ser un programa difícil de mantener para muchos pacientes ancianos que luchan con otras enfermedades y dependen de otros para acudir a sus citas con el oftalmólogo.

Los investigadores han estado buscando una mejor alternativa a las inyecciones mensuales casi desde el momento en que se introdujo Lucentis. Una de las ideas más recientes es implantar quirúrgicamente un dispositivo del medicamento recargable, un poco más largo que un grano de arroz, en el ojo. Rellenado con una versión concentrada de Lucentis, el dispositivo, llamado sistema de entrega, entrega el medicamento en la parte posterior del ojo durante un período de tiempo más prolongado.

El investigador principal del Centro, Carl D. Regillo, jefe del servicio de retina y profesor de oftalmología en el Wills Eye Hospital, dijo que los pacientes tratados con la mayor concentración de fármaco pudieron pasar una media de 15 meses antes de necesitar un reabastecimiento. Este tratamiento también fue tan efectivo como las inyecciones mensuales.

“Menos inyecciones y visitas al consultorio es interesante”, dijo el Dr. Regillo, que administra más de 100 inyecciones a la semana. “Pero lo más importante, creemos, es que se traducirá en mejores resultados oculares porque en el mundo real, los pacientes reciben menos tratamiento del que necesitan. No se hace de manera consciente. Con el tiempo, ocurren cosas: enfermedades, hospitalizaciones, tormentas de nieve, etc. y citas se pierden o se retrasan. Si llega una o dos semanas tarde para una visita de vez en cuando, puede tener una disminución de la visión y no siempre puede recuperarse de eso. Es una enfermedad progresivamente implacable”.

El estudio encontró algunos efectos secundarios en la cirugía del implante, pero el perfil de seguridad general fue bueno. El dispositivo no es visible en el exterior del ojo. Se implanta debajo del párpado, apareciendo, como máximo, como un pequeño punto. Después de la cirugía inicial, se puede rellenar durante una visita al consultorio.

El Dr. Regillo anticipa que el nuevo sistema de administración podría estar disponible para los pacientes en aproximadamente tres años.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada