Oftalmología y Covid 19

Si bien las enfermedades oftalmológicas comunes, como la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) o la catarata o el glaucoma, tienen una importancia clínica mínima para otras esferas de la medicina, la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) y la oftalmología han tenido conexiones inmediatas e importantes para los expertos en epidemiología hospitalaria y control de infecciones, los trabajadores de salud pública y la población en general.

En el primer estudio preliminar de las características de los hallazgos oculares en 38 pacientes hospitalizados con COVID-19 en la provincia de Hubei (China), Wu y otros1 informaron de la existencia de conjuntivitis en doce pacientes (38%). También se detectó material viral en hisopos de la conjuntiva en 2 de 11 pacientes (18%) sometidos a pruebas de COVID-19 de esta manera.

Los hallazgos oculares que detectaron estos investigadores, como la epífora (lagrimeo de ojos constante y excesivo), la congestión de la conjuntiva o la quemosis (inflamación de las membranas de la superficie del ojo debido a la acumulación de líquido), parecían ser más comunes en los pacientes con manifestaciones sistémicas más graves. Estos hallazgos pueden haber estado relacionados con las otras complicaciones respiratorias y el tratamiento que estos pacientes estaban recibiendo.

Sin embargo, no es raro que las infecciones virales como la COVID-19 tengan una conjuntivitis asociada, y quizás estos hallazgos oculares estén relacionados con el motivo por el que el Dr. Li Wenliang, un oftalmólogo chino de Wuhan, fue uno de los primeros médicos en alertar al público sobre la posibilidad de una nueva epidemia. Puede haber reconocido la conjuntivitis entre las personas con síntomas de COVID-19, y posiblemente se infectó por el contacto con los ojos de estos pacientes.

Estos hallazgos indicaban que todos los trabajadores de la salud debían considerar no sólo la transmisión respiratoria del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) por la nariz y la boca, sino también la transmisión ocular. Los epidemiólogos de los hospitales y los especialistas en control de infecciones de todo el mundo comenzaron a recomendar equipos de protección personal, para ayudar a prevenir tanto la transmisión respiratoria como la ocular2 . La orientación provino de varias sociedades de oftalmología, incluida la Academia Americana de Oftalmología3 , así como de médicos de hospitales e instituciones que querían compartir sus opiniones sobre cómo hacer frente a los primeros días de la pandemia4 .

Si bien estas recomendaciones se basaban en el conocimiento de que la transmisión a través de la conjuntiva podía ocurrir, no todas las recomendaciones se basaban en estudios científicos que demostraran con seguridad sus beneficios. Por ejemplo, la mayoría, si no todas, de estas directrices específicas para las prácticas de oftalmología sugerían el uso de un escudo protector en la lámpara de hendidura para tratar de reducir la transmisión por goteo de la tos y los estornudos esporádicos en pacientes con infección presuntamente asintomática.

Lo ideal sería que el paciente, el oftalmólogo o ambos se alejaran de la lámpara de hendidura cuando detectaran un estornudo o una tos inminente. Sin embargo, si no se alejaban, pruebas recientes de vídeo en una simulación de esta situación sugirieron que estos escudos para la lámpara de hendidura podrían no proteger plenamente a un individuo de la contaminación durante un examen5 . En otro ejemplo, durante el punto álgido de la pandemia en un estudio de mejora de la calidad en Turquía, los investigadores descubrieron que, a pesar de seguir las directrices para la limpieza de las salas en 22 pacientes asintomáticos más 9 acompañantes, al evaluar 7 muestras tomadas al principio y al final del día de los escudos respiratorios de la lámpara de hendidura, así como de las superficies de forópteros, se encontró material viral del SARS-CoV-2 en 2 de las 7 muestras de un examen retrospectivo del final del día6 .

Con la crisis, sin embargo, llega la oportunidad de proseguir la investigación oftalmológica para mejorar la salud pública. Por ejemplo, los oftalmólogos manifestaron recientemente cómo los investigadores podían utilizar grandes datos para orientar el triaje de las citas en las clínicas oftalmológicas en las que el algoritmo desarrollado equilibraba el riesgo de progresión del glaucoma con el riesgo de morbilidad por exposición a COVID-19 durante la atención oftalmológica7 . En otra investigación epidemiológica reciente, Zeng y otros8 observaron al principio de la pandemia en la provincia de Hubei (China) que entre 276 pacientes admitidos en un hospital con COVID-19 confirmado por el laboratorio, la proporción de pacientes que declararon llevar gafas de forma rutinaria era menor que en la población general.

Estos hallazgos sugieren la hipótesis de que las gafas pueden actuar como una barrera que podría reducir la frecuencia con la que la gente se toca los ojos. En un comentario en una revista, Maragakis9 advirtió apropiadamente que se podría deducir que todo el mundo debería usar anteojos, gafas o un protector facial en público para protegerse de COVID-19 porque una sola observación no implica necesariamente causa y efecto. Existen posibles sesgos de comprobación y selección de la cohorte evaluada, así como posibles variables de confusión en las que el uso de gafas se asocia con otro factor, y es ese otro factor, el no usar gafas, el que confiere cierta protección.

En resumen, la oftalmología y COVID-19 representan un momento único en la medicina. Como Sommer —que tiene una amplia experiencia como epidemiólogo oftálmico que ha participado en estudios internacionales de oftalmología durante casi medio siglo— declaró en un Comentario10 , los brotes virales pueden ser devastadores y “han matado a poblaciones prácticamente enteras… las intervenciones médicas (principalmente vacunas) y las estrictas medidas de salud pública han alterado a menudo el resultado, pero no necesariamente de manera previsible”.

Las publicaciones citadas en este artículo son sólo una muestra de los esfuerzos para comenzar a tratar la COVID-19 en la oftalmología de JAMA (Journal of the American Medical Association). En concierto con JAMA y la Red de revistas especializadas de JAMA, se espera que los editores, asesores, personal, revisores y autores hagan todo lo posible para ayudar a facilitar la difusión científica de los conocimientos que pueden abordar esta pandemia para los pacientes, los trabajadores de la salud y toda la humanidad.

Referencias:
1.Wu P, Duan F, Luo C, et al. Characteristics of ocular findings of patients with coronavirus disease 2019 (COVID-19) in Hubei Province, China. JAMA Ophthalmol. 2020;138(5):575-578. doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.1291
ArticlePubMedGoogle ScholarCrossref

2.Sommer A. Humans, viruses, and the eye-an early report from the COVID-19 front line. JAMA Ophthalmol. 2020;138(5):578-579. doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.1294
ArticlePubMedGoogle ScholarCrossref

3.Parke DW II. Ophthalmology after coronavirus disease 2019 (COVID-19): transition back to patient care. JAMA Ophthalmol. 2020;138(6):599-600. doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.2004
ArticlePubMedGoogle ScholarCrossref

4.Jun ISY, Hui KKO, Songbo PZ. Perspectives on coronavirus disease 2019 control measures for ophthalmology clinics based on a Singapore center experience. JAMA Ophthalmol. 2020;138(5):435-436. doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.1288
ArticlePubMedGoogle ScholarCrossref

5.Felfeli T, Mandelcorn ED. Assessment of simulated respiratory droplet spread during an ophthalmologic slitlamp examination. JAMA Ophthalmol. Published online August 18, 2020. doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.3472
ArticlePubMedGoogle Scholar

6.Aytoğan H, Ayintap E, Özkalay Yilmaz N. Detection of coronavirus disease 2019 viral material on environmental surfaces of an ophthalmology examination room. JAMA Ophthalmol. Published online August 3, 2020. doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.3154
ArticlePubMedGoogle Scholar

7.Bommakanti NK, Zhou Y, Ehrlich JR, et al; SOURCE Consortium. Application of the sight outcomes research collaborative ophthalmology data repository for triaging patients with glaucoma and clinic appointments during pandemics such as COVID-19. JAMA Ophthalmol. Published online July 17, 2020. doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.2974
ArticlePubMedGoogle Scholar

8.Zeng W, Wang X, Li J, et al Association of daily wear of eyeglasses and susceptibility to COVID-19 infection. JAMA Ophthalmol. Published online September 11, 2020. doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.3906
ArticleGoogle Scholar

9.Maragakis LL. Does wearing eye protection mitigate COVID-19 risk in public, non-healthcare settings? JAMA Ophthalmol. Published online September 11, 2020. doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.3909
ArticleGoogle Scholar

10.Sommer A. Humans, viruses, and the eye—an early report from the COVID-19 front line. JAMA Ophthalmol. 2020;138(5):578-579. doi:10.1001/jamaophthalmol.2020.1294
ArticlePubMedGoogle ScholarCrossref

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada