Distrofia retiniana en panal de Doyne

La distrofia retiniana en panal de Doyne (Drusen dominante; Drusen radial dominante; Malattia leventinese, Drusas familiares) (DHRD, por sus siglas en inglés) es una afección alélica rara con drusas masivas en el fondo posterior causada por una mutación sin sentido, Arg345Trp (R345W), en el gen EGF que contiene fibulina similar a la proteína 1 de matriz extracelular tipo fibulina (EFEMP1). Los pacientes mostraron disminución de la visión cuando la lesión afectó el área macular. Pertenece al grupo de distrofias maculares llamadas distrofias en patrón.

Robert Walter Doyne, un oftalmólogo inglés, describió por primera vez este trastorno en 1899. A veces se le llama Malattia Leventinese después de que se observó entre las familias que viven en el valle de Leventina en el sur de Suiza.

El producto proteico mutante (un miembro de la familia de la fibulina) se pliega de forma anormal y se secreta de manera ineficiente. También es resistente a la degradación que puede provocar daños en el receptor al limitar el acceso a los nutrientes de los coriocapilares. Puede existir cierta heterogeneidad genética, ya que algunos casos parecen estar relacionados con un locus en 6q14. Algunos han considerado la distrofia retiniana del panal de Malattia Leventinese y Doyne como entidades separadas, pero las mutaciones en el mismo gen parecen ser responsables de ambas afecciones, lo que sugiere que son variaciones clínicas del mismo trastorno.

La importancia de la distrofia retiniana en panal de Doyne se debe en gran parte a su estrecha similitud fenotípica con la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), un trastorno con un fuerte componente genético que representa aproximadamente el 50% de la ceguera registrada en el mundo occidental.

La distrofia en panal de Doyne está causada ​​por una mutación o error en un solo gen llamado EFEMP1 que codifica la proteína de matriz extracelular similar a la fibrilina que contiene factor de crecimiento epidérmico.

La enfermedad se caracteriza típicamente por depósitos drusenoides de inicio temprano que involucran el polo posterior y el área peripapilar, a menudo con una distribución radial. Se ha sugerido que el gen EFEMP1 mutante puede alterar la matriz extracelular en la membrana de Bruch, lo que lleva a la acumulación de depósitos laminares basales.

Además, las mutaciones en el gen que codifica la metaloproteinasa-3 inhibidora de tejidos (TIMP3) están estrechamente relacionadas con el gen EFEMP1 y están asociadas con una forma grave de distrofia retiniana en panal de Doyne (DHRD).

Por lo general, las personas con distrofia retiniana en panal de Doyne no tienen síntomas hasta los 30-40 años de edad. Los primeros síntomas visuales pueden incluir: disminución de la agudeza visual; problemas para ver el color; escotomas relativos (un defecto en el campo visual que da problemas para ver objetos de bajo brillo); fotofobia (molestias en los ojos a la luz brillante); y metamorfopsia (visión distorsionada).

La progresión para formar un patrón en mosaico que Doyne (1899) denominó acertadamente ‘panal’ se produce a partir de entonces. Por lo general, comienza a mediados de la edad adulta temprana, pero la edad de inicio varía. El grado de pérdida de visión también varía. La mayoría de los casos de distrofia retiniana en panal de Doyne está causada generalmente por mutaciones en el gen EFEMP1 y se hereda de una manera autosómica dominante. 

La distrofia retiniana en panal de Doyne generalmente se caracteriza por una pérdida lentamente progresiva de la agudeza visual central. Hasta cierto punto, el grado de severidad está asociado con la edad. Los casos leves generalmente se detectan entre los 20 y 40 años de edad. Se caracterizan por una visión normal y la presencia de pequeñas drusas discretas en la mácula. Los casos más severos generalmente ocurren a partir de los 50 años de edad y están asociados con una profunda pérdida de agudeza visual.

Sin embargo, la gravedad de los síntomas en la distrofia retiniana en panal de Doyne puede ser variable. Siempre hay excepciones a la edad “típica” de inicio y curso de la DHRD. Por ejemplo, ha habido informes de personas con DHRD que con sesenta años todavía tienen buena visión. En otras personas afectadas, el curso de su enfermedad puede cambiar a uno de progresión más rápida y pérdida visual severa si hay un proceso de neovascularización coroidea (CNV). La CNV implica el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos desde la coroides hacia el espacio subretiniano, y es una causa importante de pérdida visual.

La distrofia retiniana en panal de Doyne (DHRD) se hereda de forma autosómica dominante. Esto significa que tener solo una de las copias del gen responsable mutado es suficiente para causar signos y síntomas de la afección. Cuando una persona con una afección autosómica dominante tiene hijos, cada niño tiene un riesgo del 50% (1 de 2) de heredar el gen mutado del progenitor afectado. Los niños que no heredan el gen mutado no desarrollarán ni transmitirán la enfermedad.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada