Las investigaciones de LSU Health: Elovanoide-N34 modula TXNRD1 clave en la protección para enfermedades degenerativas del cerebro y ojo

Científicos de la Universidad Estatal de Luisiana, liderados por el Dr. Nicolas Bazan, M.D., Ph.D., han identificado un nuevo mecanismo que regula una proteína clave para la supervivencia celular. Parece proteger contra el estrés oxidativo excesivo que precede al desarrollo de enfermedades neurodegenerativas del cerebro y el ojo. Los resultados se publicaron en la revista Nature, Cell Death & Disease.

«Este descubrimiento va más allá de la modulación transcripcional habitualmente estudiada, y nos sugiere su repercusión en la protección contra las enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo y la prolongación de la esperanza de vida», explica el Dr. Bazan, quien también es el titular de la Cátedra Ernest C. and Yvette C. Villere para Degeneraciones Retinianas y Bollinger Family Professor en la Enfermedad de Alzheimer. «Descubrimos que Elovanoide-34 modula la actividad de la proteína TXNRD1, que es central para la cascada de iniciación del estrés oxidativo«.

El elovanoide-34 forma parte de una clase de moléculas del cerebro descubiertas por el laboratorio de Bazan que sincronizan la comunicación entre células y la actividad neuroinflamatoria-inmunitaria en respuesta a lesiones o enfermedades. Los elovanoides son mensajeros químicos bioactivos elaborados a partir de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de cadena muy larga. Se liberan a demanda cuando las células sufren daños o estrés.

El estrés oxidativo se produce cuando hay un desequilibrio entre los radicales libres y las defensas antioxidantes para desintoxicarlos. Puede provocar daños en células y tejidos y la aparición de enfermedades.

El equipo de investigación, que incluía científicos de la empresa suiza Biognosys AG, identificó las proteínas afectadas por el elovamoide-34. Utilizando la proteómica, examinaron 130.000 secuencias proteicas correspondientes a 4.749 proteínas y descubrieron que sólo una cambiaba de estructura al entrar en contacto con el elovamoide-34. Los investigadores descubrieron que TXNRD1 es un componente crucial del sistema antioxidante, el glutatión, y se dirige a un regulador de la ferroptosis, un tipo de muerte celular. Esto ocurre especialmente en la degeneración macular asociada a la edad, en la que las células de soporte de los fotorreceptores de la retina son víctimas de un estrés oxidativo excesivo. Estas células, llamadas células epiteliales pigmentarias de la retina (EPR), pueden protegerse de la degeneración con Elovanoide-34, lo que detiene la neurodegeneración de la retina y la ceguera. El estudio actual utiliza células humanas del EPR, desarrolladas en el laboratorio de Bazán.

«Este descubrimiento revolucionario abre nuevas vías terapéuticas para diversas patologías y el fomento de un envejecimiento satisfactorio del sistema nervioso», concluye el Dr. Bazán.

Entre los coautores del LSU Health New Orleans Neuroscience Center también figuran los doctores Jorgelina Calandria, Surjyadipta Bhattacharjee, Sayantani Kala-Bhattacharjee y Pranab K. Mukherjee. Entre los coautores de Biognosys AG figuran Yuehan Feng, Jakob Vowinckel y Tobias Treiber.

Elovanoide-N34 modula TXNRD1 clave en la protección para enfermedades degenerativas del cerebro y ojo

Traducción: Asociación Mácula Retina
Fuente