Un regalo para la vista.

Shakespeare sugirió que los ojos son la ventana del alma; que podemos sentir el corazón de alguien si nos  fijamos intensamente en sus ojos. Los ojos son maravillas de la naturaleza que funcionan como cámaras fotográficas, solo que infinitamente más complejas.

En un día despejado, ¿puedes ver perfectamente una vista imponente, leer la letra pequeña o percibir la energía del amor que irradia el alma de alguien?

¿Tienes problemas de visión? ¿Has alimentado sistemáticamente esas ventanas que te permiten ver el mundo? La base de la mayoría de las enfermedades oculares es la genética, el daño que produce el sol y la falta de nutrientes específicos para los ojos.

Si no hubieran fomentado comer lechuga iceberg con escaso valor nutritivo durante toda nuestra vida y en su lugar, nos hubieran animado a consumir verduras de hoja verde oscura y vegetales amarillos / anaranjados, habría seguramente menos enfermedades oculares.

¿Es posible que estés matando de hambre a tus ventanas del alma? Bueno, nunca es demasiado tarde para alimentar adecuadamente tus ojos, mis amigos. Tu sancta sanctorum requiere vitaminas específicas para funcionar.

La lechuga romana, a diferencia de la lechuga iceberg, la más pobre de las lechugas, contiene hierro, molibdeno, potasio y vitaminas B y fibra.

Los paquetes de col rizada contienen un poderoso cóctel de vitaminas K, A (lo mejor), C, calcio, ácido fólico y potasio. Las de hoja verde como la berza, la rúcula y las hojas verdes de nabo han experimentado un renacimiento, ya que también ofrecen beneficios similares.

El valor nutricional aumenta a medida que las hojas se vuelven más oscuras, haciendo que la lechuga iceberg sea fácil de identificar como la menos útil. Las zanahorias, la batata, la calabaza (vitamina A), las bayas y los cítricos (vitamina C), las almendras (E), los pescados grasos (DHA) y los huevos de corral (zinc) son especialmente importantes para una buena visión.

Una taza de lechuga iceberg tiene 152 microgramos de los antioxidantes luteína y zeaxantina, mientras que una taza de lechuga romana contiene siete veces más: 1,087 microgramos de luteína y zeaxantina. La espinaca cocida también contiene luteína y zeaxantina que protege los ojos de los daños provocados por los radicales libres.

El consumo constante de poderosos antioxidantes / carotenoides, luteína y zeaxantina de vegetales verdes y amarillos puede disminuir la incidencia de la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), de acuerdo con la Asociación Americana de Optometría.

Estos antioxidantes ayudan a mantener la salud de la mácula, de acuerdo con la American Macular Degeneration Foundation. Los estudios en American Journal of Epidemiology y JAMA Oftalmology descubrieron que los niveles más altos de luteína y zeaxantina en la dieta de su sancta sanctorum están relacionados con una menor incidencia de la DMAE.

Trabajemos nuestra salud. Si tiene pérdida de visión, visión borrosa o destellos de luz, busque ayuda médica. Y aumente el consumo de alimentos vegetales verdes y amarillos / anaranjados ahora, cuando usted es joven, para que pueda ver claramente nuestro asombroso mundo y los sensibles corazones que nos rodean.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada