Comprender la degeneración macular húmeda relacionada con la edad.

Un diagnóstico de degeneración macular húmeda relacionada con la edad puede producir mucho estrés.

Esto es lo que necesita saber sobre esta enfermedad ocular.

Cuando nos diagnostican una degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) nos pueden explicar que produce manchas oscuras y cambios en la visión, pero también se pueden plantear otros interrogantes.

Es probable que su médico le haya dicho que la DMAE húmeda puede causar la pérdida de la visión, pero ¿qué quiere decir, cómo sucede y, lo que es más importante, qué puede hacer al respecto?

¿Qué es la DMAE húmeda?

La DMAE es una afección que afecta el área de la parte posterior del ojo llamada retina.

La mácula es el área en el centro de la retina, y ahí es donde su ojo enfoca para reconocer caras y leer, dice J. Michael Jumper, MD, miembro de la junta de la Sociedad Americana de Especialistas en Retina.

Hay dos tipos de DMAE: húmeda y seca.

“La DMAE húmeda es una progresión de la DMAE seca y no una patología distinta”, dice el Dr. Jumper. “La mayoría de las personas con DMAE seca no progresan a la DMAE húmeda, pero la DMAE en sí misma es la principal causa de pérdida de visión en los adultos mayores”.

La degeneración macular comienza con la acumulación de productos de desecho, llamados drusas, debajo de la mácula. Esta acumulación, que puede causar visión borrosa y distorsión de la visión, se conoce como degeneración macular seca. A medida que la degeneración macular seca avanza hacia la etapa tardía, los vasos sanguíneos anormales crecen por debajo y hacia la retina, lo que puede causar inflamación y sangrado y provocar cambios rápidos en la visión. Cuando esto sucede, la patología pasa a DMAE húmeda.

La mayoría de las personas con degeneración macular tienen el tipo seco, según la Foundation for the Blind. Sin embargo, para aproximadamente un 10 al 15 por ciento de las personas, la DMAE seca progresa hacia la DMAE exudativa, que se denomina “húmeda” porque los vasos sanguíneos anormales que se forman debajo de la retina comienzan a filtrarse, según la American Macular Degeneration Foundation (AMDF).

Signos y síntomas de DMAE húmeda

Los signos y síntomas de la DMAE húmeda a menudo ocurren lentamente con el tiempo. Puede que vea un punto oscuro o varios puntos oscuros en el centro de su campo de visión, explica la AMDF. Al mirar líneas o una cuadrícula, puede observar que las líneas aparecen onduladas o borrosas, de acuerdo con la Academia Americana de Oftalmología.

Algunas personas no notan ningún cambio en su visión, lo que hace que los exámenes regulares realizados por un oftalmólogo sean esenciales. Su médico puede buscar signos de advertencia tempranos de DMAE húmeda.

“Si hay cambios en la visión en un solo ojo, el otro ojo puede compensar a veces”, dice Jumper. “Es por esto que es importante que las personas con signos o síntomas tempranos de DMAE revisen su visión un ojo a la vez para detectar cambios sutiles”.

Causas de la DMAE húmeda

En algunas personas con DMAE seca, las células dentro de la mácula de los ojos producen factores de crecimiento que causan la formación de vasos sanguíneos anormales, el más importante de los cuales es el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), dice Jumper.

“Cuando el ojo produce grandes cantidades de VEGF, se pueden formar vasos sanguíneos anormales”, dice. “No se sabe por qué algunas personas con DMAE seca desarrollan DMAE húmeda y otras no”.

Factores de riesgo para la DMAE húmeda

La edad es el mayor factor de riesgo para la DMAE húmeda, dice Jumper. La afección generalmente ocurre después de los 60 años, pero también puede desarrollarse en personas más jóvenes, según el National Eye Institute.

“Las personas mayores tienen más probabilidades de verse afectadas por la DMAE”, dice.

Otros factores de riesgo para la DMAE húmeda incluyen:

  • Personas de etnia europea
  • Tener antecedentes familiares de DMAE
  • Ser fumador
  • Tener enfermedades del corazón
  • Tener colesterol alto
  • Tener sobrepeso
  • Comer alimentos ricos en grasas saturadas.

Gestionando la DMAE Húmeda

Aunque no existe cura para la DMAE húmeda, el diagnóstico temprano es importante. Existen terapias que pueden retardar su progresión y ayudar a preservar la visión.

“Durante la última década, se ha comprobado que los nuevos tratamientos para contrarrestar el efecto del VEGF son muy efectivos para reducir la ceguera en personas con DMAE húmeda”, dice Jumper. “Ahora hay una buena posibilidad de mantener la visión con el tratamiento adecuado. Cuanto antes se detecte la DMAE húmeda y cuanto mejor sea la visión cuando se inicie el tratamiento, mejor será el resultado a largo plazo”.

Si tiene degeneración macular, una sencilla rutina diaria, que toma menos de un minuto, puede ayudarle a conservar más visión.

Use la rejilla de Amsler una vez al día, todos los días.

La rejilla de Amsler es un simple cuadrado con un patrón de rejilla y un punto en el centro. Este diseño, cuando se usa de forma correcta, puede demostrar si hay puntos problemáticos en su campo visual.

Si nota que cualquier área de la rejilla se ve más oscura, ondulada, en blanco o borrosa, consulte de inmediato a su oftalmólogo, quien le practicará un examen para ver qué está pasando con su DMAE, y comenzar un tratamiento si fuere necesario.

Recuerde: este simple examen que puede hacerse en casa una vez al día todos los días, puede ayudarle a salvar su visión.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada