DMAE e Inyecciones intravítreas

Una inyección intravítrea es un procedimiento para administrar una dosis de medicamento directamente en el ojo. El interior del ojo está relleno de una sustancia transparente gelatinosa (vítreo). Durante su aplicación, el médico inyecta el medicamento en el vítreo, cerca de la retina en la parte posterior del ojo.

Los estudios confirman que mantener un ritmo regular de inyecciones intravítreas es importante para mantener la visión, y faltar a una sola cita puede tener un efecto negativo.

¿Para qué se utilizan las inyecciones intravítreas?

Las inyecciones intravítreas se utilizan para administrar medicamentos a fin de tratar diversas afecciones de la retina. La degeneración macular
relacionada con la edad (DMAE), la retinopatía diabética y la oclusión de vena de la retina son las afecciones más comúnmente tratadas con
medicamentos contra el factor de crecimiento vascular endotelial (vascular endothelial growth factor, VEGF) intravítreos. Se utilizan esteroides
intravítreos en algunos ojos con retinopatía diabética, oclusión de venas de la retina y uveítis. Los fármacos y los esteroides contra el VEGF ayudan
a reducir la filtración de líquido asociada con estos trastornos. También se usan antibióticos, antimicóticos y antivirales para tratar a los pacientes con infecciones oculares como endoftalmitis y retinitis. En algunos casos se utiliza una inyección para insertar una pequeña burbuja de gas que facilita la reparación de un desprendimiento de retina.

Las personas mayores no deben sacrificar su vista por culpa del miedo. Las inyecciones anti-VEGF son indispensables para quienes las necesitan, y no deben suspenderse, ni siquiera en una situación de confinamiento. Si usted debe acudir para recibir asistencia indispensable, tome las precauciones adecuadas como el lavado de manos y el distanciamiento social, y acuda.

¿Qué tipo de fármacos se pueden administrar mediante inyección intravítrea?

Fármacos anti-VEGF
Esteroides que reducen la inflamación.
Antibióticos, antimicóticos y antivirales

El procedimiento para la inyección intravítrea

•Administración de gotas en los ojos para dilatar las pupilas
•Le reclinarán boca arriba en una posición cómoda
•Limpieza de los ojos y los párpados.
•Le pondrán gotas anestésicas en el ojo.
•Un pequeño dispositivo mantendrá sus párpados abiertos durante el procedimiento.
•Le pedirán que mire hacia el otro ojo.
•La inyección del medicamento en el ojo se realiza con una pequeña aguja. Es posible que sienta presión, pero no dolor
•Es posible que le apliquen colirios antibióticos en el ojo.
•El procedimiento tarda entre 10-15 minutos

Seguridad y resultados

Las complicaciones relacionadas con las inyecciones intravítreas son graves y poco frecuentes, pueden ser:

Infección en el ojo o endoftalmitis.
Inflamación en el ojo o pseudoendoftalmitis (reacción no infecciosa e inflamatoria a algunos medicamentos).
Sangrado en el gel vítreo (hemorragia vítrea).
Desprendimiento de la retina.

A veces puede haber un pequeño sangrado o hemorragia subconjuntival (Figura 2) en la superficie del ojo donde penetra la aguja; generalmente
desaparece en una semana.
Su especialista en retina puede controlar la presión intraocular (PIO), es decir, la presión dentro del ojo, después de la inyección. Hay un aumento
temporal de la PIO que generalmente vuelve a su valor inicial en pocos minutos. Es posible que la PIO de los pacientes con glaucoma tarde más
tiempo en normalizarse y necesite ser controlada.

DMAE e inyecciones intravítreas

Qué esperar después de la inyección

Generalmente no hay restricciones después de la inyección, excepto evitar la contaminación potencial del ojo el día de la inyección. Sin embargo, debe comunicarse con su especialista en retina si tiene signos y síntomas de complicaciones, como:

Dolor o molestia ocular.
Mayor cantidad de miodesopsias (manchas volando) después del primer día.
Mayor sensibilidad a la luz.
Disminución de la visión.

A veces, después de una inyección intravítrea, puede tener la sensación de que “tiene algo en el ojo”; esto puede ser una reacción a la povidona yodada, que se utiliza para limpiar el ojo antes de la inyección. Se pueden usar lágrimas artificiales (de preferencia goteros estériles de un solo uso) para aliviar los síntomas de sequedad e irritación de la superficie.
Se programará una visita de seguimiento con su especialista en retina según la enfermedad que se esté tratando, pero generalmente será de
4 a 6 semanas después de la inyección.

Repetición de las inyecciones intravítreas

Las inyecciones intravítreas son una herramienta indispensable para el especialista en retina para tratar diversas afecciones. Su uso se ha vuelto
mucho más común desde la introducción de medicamentos contra el VEGF en 2006. A menudo, es necesario repetir las inyecciones intravítreas en
afecciones crónicas como la DMAE, el edema macular diabético y oclusiones venosas de la retina, que requieren frecuentes visitas al consultorio. Las inyecciones repetidas generalmente se toleran de forma segura durante varios años. La necesidad de repetir la inyección se determina durante el examen clínico, a menudo con el uso de pruebas de diagnóstico como la tomografía de coherencia óptica (optical coherence tomography, OCT) y la angiografía con fluoresceína (fluorescein angiography, FA).

Se están realizando investigaciones que se espera proporcionen tratamientos de más larga acción en el futuro cercano.

DMAE e inyecciones intravítreas

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada