Fármacos para el VIH podrían reutilizarse para la DMAE

La ceguera debida a la degeneración macular seca relacionada con la edad (DMAE) priva a más de 200 millones de personas en todo el mundo de poder realizar las tareas más sencillas que antes daban por sentadas, como conducir o jugar con sus nietos. En la actualidad, no hay ningún tratamiento aprobado para la DMAE seca.

Un grupo de fármacos utilizados para tratar el VIH, que bloquean la síntesis de ADN en el citoplasma, puede reutilizarse para tratar una forma avanzada de DMAE llamada atrofia geográfica (AG), según sugiere un nuevo estudio. Los resultados se han publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, en un artículo titulado, Cytoplasmic synthesis of endogenous Alu complementary DNA via reverse transcription and implications in age-related macular degeneration.

“Un análisis realizado a casi 35 millones de personas en múltiples cohortes de Estados Unidos durante 20 años descubrió que los fármacos contra el VIH aprobados por la FDA que bloquean esta formación de ADN citoplásmico protegían contra la degeneración macular seca en un ~40%”, dijo el doctor Jayakrishna Ambati, profesor de oftalmología, director fundador del Centro para la Ciencia de la Visión Avanzada de la Universidad de Virginia y autor principal del estudio.

Los fármacos, Inhibidores de la transcritasa inversa no análogos nucleósidos (ITINN), se han utilizado durante décadas para combatir el VIH. En una publicación de 2014 en Science, el Dr. Ambati descubrió que los NRTI no solo inhiben la replicación del VIH, sino que también inhiben una parte del sistema inmunitario —la activación del inflamasoma— y que la inhibición del inflamasoma por parte de los NRTI previene la DMAE seca en modelos animales. Los NRTI tienen una toxicidad sistémica que limitaría su uso en la DMAE, pero el Dr. Ambati también descubrió que los derivados de baja toxicidad de los NRTI (Kamuvudines) también bloquean la activación del inflamasoma y son al menos tan eficaces como los NRTI en la DMAE seca.

Los elementos Alu, que comprenden más del 10% del genoma humano, se propagan por retrotransposición. Esta expansión genómica requiere la actividad enzimática de L1, que transcribe el ARN de Alu en ADNc de Alu en el núcleo. En este trabajo se informa de que Alu también se somete a la transcripción inversa mediada por L1 a través de la auto-implantación en el citoplasma, independientemente de la retrotransposición, proporcionando pruebas de la síntesis de ADN humano en este compartimento celular. Esta molécula de derivación recién descubierta en el ciclo de replicación de Alu también induce la muerte del epitelio pigmentado de la retina, un sello distintivo de la degeneración macular atrófica relacionada con la edad. Un análisis de Big Data Archeology de múltiples bases de datos de seguros de salud revela que el uso de los inhibidores de la transcriptasa inversa de nucleósidos aprobados por la FDA se asocia con la protección contra la degeneración macular, identificando un candidato para la reutilización contra esta enfermedad que produce ceguera.

“El presente estudio proporciona el eslabón que faltaba entre los animales y los seres humanos”, dijo el Dr. Paul Ashton, presidente y director general de Inflammasome Therapeutics. “Los autores analizaron bases de datos de reclamaciones de seguros que abarcaban a más de 100 millones de estadounidenses, por lo que los datos son extraordinariamente sólidos. Es importante destacar que el estudio indica el tipo de respuesta que podemos esperar de las kamuvudinas y que desvirtúa nuestro programa clínico previsto. Sabemos que las kamuvudinas y los ITINN tienen el mismo efecto sobre la activación del inflamasoma; sabemos que ambos son muy eficaces en modelos animales de DMAE; y ahora sabemos que los ITIN pueden prevenir la DMAE en humanos. Esperamos demostrar al pasar a la clínica este año que las kamuvudinas funcionan en las personas”.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada