Un nuevo test pionero puede predecir la DMAE húmeda tres años antes de que aparezcan los síntomas

Un nuevo test oftalmológico pionero, desarrollado por científicos de la UCL en colaboración con el Western Eye Hospital de Londres, puede predecir la DMAE húmeda, una de las principales causas de pérdida de visión severa, tres años antes de que aparezcan los síntomas.

Los investigadores esperan que su prueba pueda servir para identificar la patología con la suficiente antelación para que el tratamiento pueda prevenir eficazmente cualquier pérdida de visión.

Los resultados del estudio, financiado por Wellcome, se han publicado en Expert Review of Molecular Diagnostics.

La degeneración macular húmeda asociada a la edad (DMAE), también conocida como enfermedad macular, es la causa más común de pérdida de visión permanente y grave en el Reino Unido.

En la actualidad, el diagnóstico de la DMAE húmeda se basa en la aparición de síntomas que llevan a la persona a consultar a un médico. Inicialmente, una persona con DMAE húmeda notará una distorsión en su visión, que normalmente dificulta la lectura. Rápidamente, puede evolucionar hacia una pérdida completa de la visión central, algo muy preocupante para los pacientes de edad avanzada, que temen la ceguera y la pérdida de independencia.

La DMAE húmeda consiste en un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos, que filtran líquido en la retina. La introducción de nuevos tratamientos ha mejorado mucho los resultados para los pacientes, en una enfermedad que hace más de 20 años se consideraba que no tenía tratamiento. Sin embargo, los resultados de los pacientes podrían ser aún mejores si el tratamiento se iniciara en las fases más tempranas de la enfermedad.

La prueba, denominada DARC (Detección de células apoptóticas de la retina), consiste en inyectar en el torrente sanguíneo (a través del brazo) un colorante fluorescente que se adhiere a las células de la retina e ilumina las que están sometidas a estrés o en proceso de apoptosis, una forma de muerte celular programada. Las células dañadas aparecen de color blanco brillante cuando se examinan los ojos: cuantas más células dañadas se detecten, mayor será el recuento de DARC.

Uno de los retos de la detección de enfermedades oculares es que los especialistas suelen discrepar al ver las mismas imágenes, por lo que los investigadores han incorporado un algoritmo de inteligencia artificial a su método.

Utilizando la misma tecnología (prueba), los investigadores habían comprobado anteriormente que podían detectar los primeros signos de progresión del glaucoma. Este nuevo estudio, que forma parte del mismo ensayo clínico en curso del DARC, evaluó a 19 de los participantes en el estudio que ya habían mostrado signos de DMAE, pero no necesariamente en ambos ojos. La IA estaba recién entrenada para detectar la formación de fugas y nuevos vasos sanguíneos, que se correspondían con las manchas que captaba el DARC.

El nuevo análisis descubrió que el DARC puede distinguir de forma específica las células endoteliales (que recubren nuestros vasos sanguíneos) sometidas a estrés en la retina. Estas células estresadas predicen entonces la futura actividad de la DMAE húmeda con la formación de fugas y nuevos vasos sanguíneos que se observan en los pacientes tres años después, mediante exploraciones oculares convencionales con Tomografía de Coherencia Óptica (OCT).

Los investigadores afirman que su prueba podría ser valiosa para detectar nuevas lesiones en una persona afectada por la DMAE, a menudo también en su otro ojo, el no afectado, y podría llegar a ser útil para el cribado de personas mayores de cierta edad o con factores de riesgo conocidos.

Nuestros resultados son muy prometedores, ya que muestran que el DARC podría utilizarse como biomarcador de la DMAE húmeda cuando se combina con el algoritmo asistido por IA.

Nuestra nueva prueba fue capaz de predecir nuevas lesiones de DMAE húmeda hasta 36 meses antes de que se produjeran y eso es importantísimo: significa que la actividad del DARC puede guiar a un clínico para que trate más intensamente a los pacientes que tienen un alto riesgo de sufrir nuevas lesiones de DMAE húmeda y también puede utilizarse como herramienta de cribado”.

Francesca Cordeiro, investigadora principal, catedrática del Instituto de Oftalmología del UCL, el Imperial College de Londres y el Western Eye Hospital Imperial College Healthcare NHS Trust

El equipo del estudio espera continuar su investigación con un ensayo clínico con más participantes, y espera investigar también el test en otras enfermedades oculares.

Sherine Krause, directora ejecutiva de la organización benéfica de investigación ocular Fight for Sight, ha declarado lo siguiente:

“Nuestro informe Time to Focus sobre el impacto social y económico de la pérdida de visión subrayó la importancia de la detección precoz para la prevención de la pérdida de visión, por lo que se trata de un avance muy alentador para hacer frente a la principal causa de ceguera”.

El DARC está siendo comercializado por Novai, una empresa de reciente creación de la que la profesora Cordeiro es directora científica.

Traducción: Asociación Mácula Retina.

Web Relacionada