Nuevo tratamiento para la retina con faricimab

El primer anticuerpo biespecífico para el ojo aprobado por la FDA se dirige a dos de las principales causas de pérdida de visión.

La aprobación del faricimab (Vabysmo; Genentech) por parte de la FDA marca el inicio de una nueva era para los especialistas en retina y sus pacientes, con posibilidad de tener un triple efecto: inhibición de los procesos de la enfermedad de la degeneración macular húmeda asociada a la edad (DMAE) y del edema macular diabético (EMD), mejora de la agudeza visual y reducción de la carga de tratamiento de los pacientes.

Faricimab, el único tratamiento inyectable aprobado simultáneamente por la FDA para tratar tanto la DMAE húmeda como el edema macular diabético (EMD), facilita regímenes de dosificación flexibles basados en la anatomía del paciente y sus resultados visuales.

«Vabysmo representa un importante paso adelante para la oftalmología. Es el primer anticuerpo biespecífico aprobado para el ojo», señaló el doctor Charles Wykoff, director de investigación de Retina Consultants of Texas en Houston e investigador de faricimab en fase 3. «Con Vabysmo, tenemos ahora la oportunidad de ofrecer a los pacientes un medicamento que podría mejorar su visión y reducir potencialmente la carga del tratamiento con menos inyecciones a lo largo del tiempo».

El mecanismo del faricimab

La ventaja de la composición radica en la doble actividad del fármaco.

«Hace algo más que bloquear una sola citoquina», afirma Wykoff. «Los actuales agentes del VEGF, como el bevacizumab [Avastin; Genentech], el ranibizumab [Lucentis; Genentech] y el aflibercept [Eyela, Regeneron Pharmaceuticals Inc.] bloquean únicamente la vía del VEGF. Vabysmo es único porque, además de bloquear la misma vía del VEGF, también bloquea otra, la vía de la angiopoyetina-2 [Ang-2]. Con la neutralización de la Ang-2, se activa el receptor tirosina quinasa Tie-2″.

Este escenario difiere de la actividad de las terapias contra el VEGF. Cuando se inhibe el VEGF, disminuye la señalización a través de sus receptores. El bloqueo de la Ang-2 permite la activación de una vía específica moderada por la Tie-2, lo que da lugar a una respuesta celular muy diferente.

«La idea es que la inhibición tanto del VEGF como de la Ang-2 es complementaria y puede lograr mejores resultados anatómicos», dijo Wykoff.

Estas vías de la enfermedad parecen actuar desestabilizando los vasos sanguíneos, lo que puede dar lugar a la formación de nuevos vasos sanguíneos permeables y a un aumento de la inflamación ocular.

Según Wykoff, el proceso de inhibición de ambas vías da lugar a la estabilización de los vasos sanguíneos y la consiguiente disminución de las fugas y la inflamación.

La actividad de estas dos vías producida por el faricimab es la responsable del aumento de los intervalos entre tratamientos en la mayoría de los pacientes del estudio en comparación con los pacientes que reciben las terapias anti-VEGF. Con la dosificación individualizada de los pacientes en los 4 ensayos de fase 3, Wykoff señaló que el 50% de los pacientes podía pasar 4 meses entre tratamientos y alrededor del 75% podía pasar 3 meses o más entre tratamientos.

Wykoff también señaló que, aunque no es definitivo en este momento, el faricimab parece haber aumentado la vida útil.

Aprobación de la FDA

La aprobación de faricimab se basó en los resultados de 4 estudios globales de fase 3, multicéntricos, con doble enmascaramiento y asignados al azar, todos los cuales mostraron efectos beneficiosos constantes del tratamiento en pacientes con DMAE húmeda y EMD1,2. Después de que los pacientes recibieran las primeras 4 dosis mensuales de faricimab, que se administrarían a intervalos de hasta 4 meses, los resultados fueron iguales a los obtenidos con aflibercept administrado cada 2 meses durante el primer año de tratamiento.

En general, los pacientes toleraron bien el faricimab. El efecto adverso más frecuente fue la hemorragia conjuntival en el 7% de los pacientes. Los pacientes tratados mensualmente con faricimab y aflibercept no mostraron una mayor toxicidad retiniana.

En la práctica clínica, el tratamiento con faricimab consistirá en una serie de 4 inyecciones mensuales iniciales, seguidas de un programa de tratamiento flexible con un intervalo de 1 a 4 meses, basado en la evaluación por parte del médico de la anatomía del paciente y los resultados de la visión.

«El folleto del envase es muy completo», dijo Wykoff. «Cuando es necesario, los pacientes pueden ser tratados mensualmente, y ciertamente existe la opción de una dosificación menos frecuente. En la mayoría de los casos, los médicos pueden utilizar Vabysmo según las necesidades de los pacientes.»

Ensayos TENAYA y LUCERNE

Los estudios TENAYA (NCT03823287) y LUCERNE (NCT03823300) incluyeron a 1329 pacientes con DMAE húmeda. Los resultados de estos ensayos mostraron aumentos medios de la agudeza visual de +5,8 y +6,6 letras, respectivamente, en los pacientes tratados con dosis de 6,0 mg de faricimab en la evaluación a un año, en comparación con +5,1 y +6,6 letras en los pacientes tratados con dosis de 2,0 mg de aflibercept.

Es importante destacar que Wykoff señaló que los resultados también pusieron de manifiesto la disminución de la carga de tratamiento en los pacientes que recibieron faricimab: El 46% en el estudio TENAYA y el 45% en el estudio LUCERNE fueron tratados cada 4 meses durante el primer año; otro 34% y 33% de los pacientes, respectivamente, fueron tratados cada 3 meses. Estos datos indicaron que el 80% de los pacientes no necesitaron tratamiento durante 3 meses o más durante el primer año

Los resultados visuales mostraron que el espesor macular central (CST) disminuyó de forma comparable, al igual que el tamaño y el área de la neovascularización coroidea, junto con las mejoras visuales.

«Los beneficios visuales con Vabysmo administrado a intervalos de hasta 16 semanas demuestran su capacidad para prolongar eficazmente el tiempo entre tratamientos, reduciendo así la carga del tratamiento en pacientes con DMAE neovascular», según los investigadores.

Ensayos YOSEMITE y RHINE

En los estudios YOSEMITE (NCT03622580) y RHINE (NCT03622580), que incluyeron a 1.891 pacientes con Edema macular diabético (EMD), los resultados de faricimab obtenidos con las dosis de 6,0 mg fueron comparables a los obtenidos con las dosis de 2,0 mg de aflibercept. Los resultados de faricimab con dosis de 6,0 mg fueron comparables a los obtenidos con las dosis de 2,0 mg de aflibercept, con ganancias medias de letras de +11,6 y +10,8 en los brazos de tratamiento y extensión de faricimab, +10,7 y +11,8 letras en los brazos de 2 meses, y +10,9 y +10,3 letras en los brazos de aflibercept, respectivamente.

En cuanto a la carga de tratamiento, el 53% de los pacientes del brazo de faricimab tratar y extender (TAE) en el estudio YOSEMITE y el 51% en el estudio RHINE fueron tratados cada 4 meses durante el primer año; un 21% y un 20% adicionales, respectivamente, fueron tratados cada 3 meses. Esto indica de nuevo que la mayoría de los pacientes (70%) del brazo de faricimab de la TAE necesitaron una dosis cada 3 meses o más durante el primer año.

La disminución del espesor macular central (CST) y la absorción del líquido intrarretiniano que se produjo a lo largo del primer año favorecieron al faricimab frente al aflibercept.

Además de los regímenes de tratamiento descritos, otro régimen aprobado para el Edema macular diabético (EMD) implica 6 dosis de carga mensuales, seguidas de un tratamiento cada 2 meses. Los pacientes con DMAE húmeda y Edema macular diabético (EMD) también pueden someterse a tratamientos mensuales según sea necesario, aunque los investigadores del estudio señalaron que no se observó una eficacia adicional con la dosificación mensual.

«Se lograron importantes ganancias de visión y mejoras anatómicas con Vabysmo con dosis ajustables hasta cada 16 semanas, lo que demuestra el potencial de Vabysmo para ampliar la durabilidad de los tratamientos para los pacientes con edema macular diabético«, señaló Wykoff.

Estudios de extensión

Los estudios de extensión están en marcha: AVONELLE-X (NCT04777201), el estudio de extensión de TENAYA y LUCERNE, está evaluando la seguridad y tolerabilidad a largo plazo de faricimab en la DMAE húmeda. RHONE-X (NCT0443283), el estudio de extensión de los estudios YOSEMITE y RHINE, está investigando la seguridad y tolerabilidad a largo plazo del faricimab para el EMD.

Los investigadores también están estudiando los posibles beneficios del faricimab para otras enfermedades de la retina. Los ensayos COMINO (NCT04740931) y BALATON (NCT04740905) están evaluando la eficacia y seguridad del fármaco en pacientes con edema macular posterior a la oclusión de la vena retiniana.

«La consideración más emocionante es que ahora tenemos una farmacoterapia de nueva generación que logra lo que sabemos que es importante en el proceso de tratamiento, es decir, la inhibición del VEGF-A, que también bloquea una nueva citoquina, la Ang-2″, concluyó Wykoff. «Hay una enorme cantidad de datos preclínicos y una fuerte racionalidad clínica que implican a la Ang-2 en la fisiopatología de las enfermedades exudativas de la retina, incluyendo el EMD y la DMAE neovascular. Ahora tenemos una molécula que puede bloquear ambas vías. Es muy prometedor que los pacientes puedan conseguir resultados óptimos con menos inyecciones a lo largo del tiempo».

Autor: Dr. Charles Wykoff

Referencias

1. Heier JS, Khanani AM, Quesada Ruiz C, et al; TENAYA and LUCERNE Investigators. Efficacy, durability, and safety of intravitreal faricimab up to every 16 weeks for neovascular age-related macular degeneration (TENAYA and LUCERNE): two randomised, double-masked, phase 3, non-inferiority trials. Lancet. Published online January 21, 2022. doi:10.1016/S0140-6736(22)00010-1

2. Wykoff CC, Abreu F, Adamis AP, et al; YOSEMITE and RHINE Investigators. Efficacy, durability, and safety of intravitreal faricimab with extended dosing up to every 16 weeks in patients with diabetic macular oedema (YOSEMITE and RHINE): two randomised, double-masked, phase 3 trials. Lancet. Published online January 24, 2022. doi:10.1016/S0140-6736(22)00018-6

Traducción: Asociación Mácula Retina

Imagen: ophthalmologytimes
Fuente